Internacional

El alcalde de Kyiv denuncia que el 70% de la capital “sigue sin electricidad” y con suministro parcial de agua

Zelenski defiende en el Consejo de Seguridad de la ONU que los bombardeos masivos rusos contra la red eléctrica son “crímenes contra la humanidad”

El alcalde de Kyiv, Vitali Klitschko, ha afirmado este jueves que el 70 por ciento de la ciudad “sigue sin electricidad” a causa de los últimos bombardeos rusos contra infraestructura energética, si bien ha destacado que el suministro de agua ha sido restaurado en parte occidental de la capital de Ucrania.

“El 70 por ciento de la capital sigue sin electricidad. Las compañías energéticas están haciendo todos los esfuerzos posibles para recuperarlo cuanto antes”, ha dicho Klitschko a través de un mensaje en Telegram. Así, ha señalado que las empresas han explicado que “dependerá de la restauración del equilibrio en el sistema energético de Ucrania, del que Kyiv es parte”.

Asimismo, ha ensalzado que “ingenieros y especialistas de Kyivvodokanal trabajaron toda la noche para restaurar el soporte vital de la capital” y ha agregado que “el suministro de agua ya ha sido restaurado en la orilla occidental de la ciudad”. “Planeamos restaurarlo en la orilla oriental durante la primera mitad del día”, ha zanjado.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, denunció el miércoles ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que los ataques de Rusia contra la infraestructura energética ucraniana son crímenes contra la humanidad y afirmó que, en condiciones en las que la población soporta temperaturas bajo cero y decenas de millones de personas se quedan sin electricidad, estos bombardeos suponen la “fórmula rusa para el terror”.

Por su parte, representante de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, defendió ante el organismo que estos ataques son reacción al suministro de armas que están realizando los países occidentales a Kyiv y a los “imprudentes llamamientos de Ucrania a una victoria militar sobre Rusia” en el marco de la guerra, desatada el 24 de febrero por la orden de invasión dada por el presidente ruso, Vladimir Putin.