Internacional

Los soldados ucranianos prosiguen su avance y cruzan al lado del río Dniéper en el que se replegaron las tropas rusas

Una pequeña incursión ha colgado una bandera ucraniana en una grúa situado en el lado este, donde Moscú construye defensas ante una nueva ofensiva

Ucrania se prepara para reforzar sus posiciones en Jersón. Las fuerzas ucranianas habrían alcanzado la orilla oriental del río Dniéper, frente a la ciudad de Jersón. La unidad especial de inteligencia aérea ucraniana «Carlson» publicó el sábado imágenes de militares ucranianos atravesando el río Dniéper en pequeñas embarcaciones, llegando a una estructura de madera en la orilla oriental e izando una bandera en lo alto de una torre cerca de la orilla.

De confirmarse, el hecho podría significar el establecimiento de posiciones a lo largo de la orilla oriental del río y la creación de futuras operaciones ofensivas ucranianas en la región de Jersón. Es la primera vez que la bandera azul y amarilla ondea en la orilla oriental desde la invasión de febrero. El movimiento de Kyiv podría resultar problemático para los comandantes de Moscú en la región de Jersón, que es la puerta de entrada a la península de Crimea anexionada ilegalmente por Moscú en 2014. Durante las últimas semanas y sobre el terreno, la posición de Rusia es permanecer principalmente a la defensiva; intentando mantener el territorio controlado. Sin un avance sobre el terreno, los bombardeos y el lanzamiento de misiles siguen siendo un constante en Ucrania, siendo la infraestructura eléctrica la más afectada a pocas semanas del inicio del invierno y temperaturas bajo cero.

Las tropas rusas se retiran de Jersón
Las tropas rusas se retiran de Jersón FOTO: T. Nieto

La posición de Rusia en la región de Jersón se basa en posiciones defensivas en profundidad, con al menos tres líneas de trincheras separadas que van desde el río Dniéper hasta la frontera de Crimea. Aun así, estás líneas podrían ser vulnerables a los blindados de Ucrania si los comandantes de Kyiv pueden establecer un punto de cruce fuerte para que los vehículos militares pesados puedan cruzar el río.

Los analistas militares siguen coincidiendo en que el área dominada por Rusia al este de la ciudad de Jersón y el río Dniéper no está bien defendida y que los soldados rusos no han dejado de replegarse desde la pérdida de la ciudad de Jersón hace ya un mes.

Los movimientos ucranianos coinciden con las declaraciones de un alto funcionario ucraniano que instó ayer a los civiles a abandonar la orilla oriental del río Dniéper, abriendo la posibilidad de que el Ejército ucraniano podría impulsar su ofensiva y tratar de establecer un punto de apoyo a través de la vía fluvial y así ganar más terreno y afianzarse en toda la región. «La evacuación es necesaria debido a la posible intensificación de las hostilidades en esta zona», aseguró Yaroslav Yanushevych, el jefe de la administración militar regional de Jersón, en el sur de Ucrania, en un anuncio a los residentes.

Con los principales cruces de ríos destruidos por ambos ejércitos, la única forma de llegar a la costa occidental es en botes privados y otro tipo de embarcaciones. La prohibición de cruzar ríos se levantó el sábado y tenía previsto extenderse hasta hoy lunes, pero un día después de abrirse el tráfico fluvial para la evacuación de civiles, los bombardeos en las cercanías obligaron a abortar la misión. Decenas de personas se quedaron esperando en ambos lados del río, unos para salir y otros para poder reunirse con familiares después de meses de cierre. Las fuerzas rusas han intensificado los ataques de artillería en la región de Jersón desde que se retiraron de la orilla occidental del Dniéper.

Temor a un ataque masivo

Los bombardeos continúan en todo el país y las infraestructuras básicas se han visto seriamente dañadas, privando a millones de personas de agua y calefacción a las puertas del invierno. «Entendemos que se está preparando un ataque masivo y que es posible cualquier día. Recuerden que ni el día ni la noche importan al enemigo. Su tarea es el terror», declaró Nataliya Gumenyuk, portavoz de las Fuerzas de Defensa del Sur de Ucrania, al Canal 24 de Ucrania. «Durante casi dos semanas, el enemigo no ha lanzado ataques masivos con misiles. Sin embargo, esta pausa puede terminar en cualquier momento», señaló, añadiendo que los militares ucranianos están reforzando la protección de las centrales eléctricas y otras infraestructuras críticas.