Internacional

Trama de corrupción

La eurodiputada Eva Kaili permanecerá en prisión preventiva un mes más por el “Qatargate”

Sus abogados habían solicitado libertad vigilada y defienden su inocencia

La vicepresidenta del Parlamento Europeo Eva Kaili
La vicepresidenta del Parlamento Europeo Eva Kaili ERIC VIDAL / PARLAMENTO EUROPEO ERIC VIDAL / PARLAMENTO EUROPEO

La eurodiputada griega, Eva Kaili, permanecerá en prisión provisional un mes más, al igual que los otros dos principales implicados en la trama de presuntos sobornos en el escándalo, conocido como “Qatargate.

A pesar de que sus abogados siguen defendiendo de manera pública su inocencia y habían pedido que quedara en libertad vigilada con un brazalete electrónico, todo indica que la ya ex vicepresidenta de la Eurocámara no pudo soportar la presión y en su primera comparecencia hace quince días ante el juez instructor, Michael Claise, acabó inculpándose.

Según el periódico belga Le Soir, en su declaración ante la justicia tras ser arrestada, Kaili reconoció estar al tanto de la trama de sobornos y regalos para influir en las posiciones políticas de la Eurocámara respecto a Qatar y Marruecos. También admitió saber que en el domicilio compartido con su pareja, Francesco Giorgi, se había escondido dinero contante y sonante.

Esto es lo que propició que, tras conocer el arresto de su novio, intentara que su padre se deshiciera de este capital en metálico. Esta versión de Kaili contradice la defendida hasta ahora por sus abogados y también por su pareja. Según la prensa belga, en sus declaraciones ante la justicia Giorgi ha intentado en todo momento exculpar a su novia y ha pedido que ésta salga de prisión para que cuide de la hija de ambos, de tan sólo un año y medio de edad.

Sus abogados también comparten esta línea de defensa. La ex vicepresidenta de la Eurocámara ha contratado a un equipo con letrados belgas y griegos. En una rueda de prensa en Bruselas este pasado miércoles con medios helenos, el abogado Michalis Dimitrakopulos aseguró que su clienta “se sentía traicionada por  su pareja”. Aunque en un primer momento, Dimitrakopoulos negó que Kaili conociera la existencia de dinero en metálico en su domicilio, después ha cambiado de versión y ha asegurado que su representada, tras ser conocedora de estos hechos, pretendía devolver esta cantidad.

Pero la  reconstrucción de los hechos realizada por la  prensa belga no deja lugar a dudas. La policía del país procedió primero a la detención de Giorgi, ex asistente parlamentario del cerebro de la trama, el ex eurodiputado italiano Pier Antonio Panzeri.  Tras enterarse de lo sucedido, todo indica que Kaili entró en pánico y cometió un gran error: pedir a su padre que se deshiciera del dinero que guardaba en su domicilio. Esto propició que la policía belga encontrara al progenitor de la eurodiputada en el hotel Sofitel de Bruselas con un maletín que guardaba 600.000 euros. Esta pista es la que desencadenó que los investigadores registraran el domicilio de la pareja, situado muy cerca de la Eurocámara  y se incautaran 150.000 euros. Hasta ese momento no habían podido entrar en el apartamento, ya que como eurodiputada, Kaili goza de inmunidad y es necesario probar flagrante delito para dar este paso.

“Es cierto que conocía las actividades del señor Panzeri y sabía que había maletas de dinero en mi casa”, ha admitido Kaili , según la información del rotativo belga Le Soir.  Los investigadores creen que  la eurodiputada griega  también intentó alertar a Panzeri, quién tras haber perdido su escaño en 2019 había fundado una organización, Luchar contra la impunidad, en defensa de los derechos humanos. Estos intentos de manipular pruebas hacen casi imposible creer en su inocencia. Las autoridades griegas han congelado todas las propiedades de la eurodiputada en el país, incluidas las de su padre y hermana y que suponen más de 400.000 euros en ahorros de la eurodiputada, 6 propiedades inmobiliarias, tres automóviles y unas inversiones por valor de 2,5 millones de euros.

Esta asociación fundada por Panzeri tenía entre sus miembros honoríficos al ex comisario griego, Dimitrios Avramopoulos, que llegó a  recibir 60.000 euros de por sus servicios, aunque él  niega conocer  de esta trama de sobornos. La Comisión Europea ha admitido  que dio su beneplácito a que el ex comisario de Inmigración trabajara en esta organización y que éste mantuvo contactos con el colegio de comisarios actual antes de un viaje a Qatar. De hecho, la Comisión Europea ha abierto una investigación para pedir  a Avramopoulos más información y ha solicitado también a los miembros del actual Ejecutivo comunitario que aclaren los encuentros mantenidos  con el antiguo comisario en calidad de representante de esta ONG.

La madeja puede complicarse más porque todos los ojos están ahora puestos en la organización fundada por la hermana de Kaili, Mantalena, dedicada a asuntos como la inteligencia artificial o la tecnología blockchain. Esta organización, bautizada como ELONtech contó con un representante en un organismo consultivo dependiente de un panel presidido por su hermana. De momento, no hay pruebas evidentes de que esta relación de parentesco tuviera algo que ver con una posición favorable del Parlamento sobre estos asuntos que supusiera algún tipo de beneficio  económico para Mantalena,  pero la eurodiputada encarcelada era una de las mayores defensoras en el Parlamento Europeo de las criptomonedas y la tecnología blockchain.