MENÚ
martes 23 julio 2019
01:37
Actualizado

Muere el ex presidente egipcio Mohamed Mursi tras sufrir un síncope en un juicio

El ex mandatario islamista, que gobernó el país entre 2012 y 2013, llevaba preso desde el 3 de julio de 2013 y fue sometido a múltiples juicios en este tiempo

  • Mohamed Mursi mientras es juzgado por un tribunal
    Mohamed Mursi mientras es juzgado por un tribunal /

    Reuters

El Cairo.

Tiempo de lectura 4 min.

18 de junio de 2019. 13:33h

Comentada
Marc Español.  El Cairo. 17/6/2019

El depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi, quien gobernó el país desde mediados de 2012 hasta el verano de 2013, falleció a los 67 años durante un juicio celebrado en El Cairo en la que se le investigaba por un caso de espionaje.

Según informó el periódico local Al Ahram, el islamista se desvaneció de repente durante el juicio, presumiblemente a causa de un ataque al corazón, después de que el presidente del tribunal le hubiese ofrecido la palabra a su solicitud. Al poco tiempo, Mursi fue declarado muerto y su cuerpo fue trasladado a un hospital que no se hizo público.

Mohamed Mursi, el único presidente de Egipto elegido democráticamente, en imágenes

En marzo de 2018, un panel formado por tres miembros del Parlamento del Reino Unido emitió un informe en el que se advertía que Mursi se encontraba encarcelado en condiciones que no cumplían los estándares internacionales y que podrían llevar a su muerte prematura.

En este sentido, los parlamentarios británicos denunciaron que el islamista permanecía en régimen de aislamiento durante 23 horas diarias, lo que a su parecer podría ser calificado tortura. El mal historial de salud del islamista era conocido, e incluía diabetes y enfermedades hepáticas y renales por las que no habría recibido un tratamiento adecuado.

“Nuestras conclusiones son crudas,” aseguró el presidente del panel, Crispin Blunt, al anunciar sus hallazgos, en unas declaraciones recogidas por AFP. “Sobre su salud, la negación del tratamiento médico básico al que tiene derecho podría llevar a su muerte prematura,” concluían, antes de sentenciar que “toda la cadena de mando que lo supervisa, hasta el actual Presidente [del país Abdel Fatah Al Sisi] sería responsable de ello.”

► Mohamed Mursi, el perfil de un presidente que dividió Egipto

Morsi era uno de los líderes más destacados de los Hermanos Musulmanes, la mayor y más antigua organización islamista de Egipto. En 2012, durante las primeras elecciones libres celebradas en Egipto tras el derrocamiento de Hosni Mubarak un año antes, Morsi fue elegido por la mínima Presidente del país, convirtiéndose así en el primer mandatario civil electo de la historia del país más poblado del mundo árabe.

Uno año después de ser elegido, el islamista fue derrocado por el todopoderoso Ejército en un golpe de Estado ejecutado después de que tuviesen lugar en Egipto multitudinarias manifestaciones en contra de Morsi y de la hermandad. Al frente del golpe se situaba Al Sisi, quien desde entonces ha mantenido las riendas del país con puño de hierro.

Tras el golpe de Estado, los servicios de seguridad egipcios lanzaron una ofensiva contra los Hermanos Musulmanes con el objetivo de borrarlos del mapa en lo que muchos consideran como la peor ola de represión a la que ha tenido que hacer frente la organización desde que fuera fundada en 1928. En esta línea, a finales de 2013 un tribunal egipcio ilegalizó la hermandad y su nebulosa de asociaciones y el gobierno del país la declaró una organización terrorista, a la par que tanto Morsi como muchos otros líderes del grupo y miles de islamistas de todo país han sido encarcelados desde entonces.

En el caso del ex mandatario, actualmente estaba cumpliendo una sentencia de siete años por supuestamente falsificar su candidatura durante los comicios de 2012 según informó la agencia Reuters, y sobre él pesaban otros múltiples juicios como el que se estaba celebrando ayer.

Últimas noticias