Filipinas, el mayor despliegue militar de Japón en el exterior desde la II Guerra Mundial

Efectivos de las Fuerzas de Auto Defensa de Japón
Efectivos de las Fuerzas de Auto Defensa de Japón

La catástrofe de Filipinas ha movilizado ayuda humanitaria de buena parte del mundo, pero algunos países han ido un paso más allá y han enviado tropas para colaborar en el reparto de comida, en las tareas de desescombro, labores médicas...

El caso más conocido es el de Estados Unidos, que ha enviado un portaaviones y dos cruceros, así como aviones de despegue vertical, infantes de Marina desde la base japonesa de Okonawa...

Sin embargo, no ha tenido tanto eco la ayuda prestada por Japón, que ha hecho llegar hasta la vecina Filipinas dos buques militares con 700 soldados y un equipo médico. que partieron ayer lunes para participar en las labores de ayuda. Las embarcaciones de las Fuerzas de Auto Defensa japonesas (FAD, nombre que recibe el Ejército) tienen previsto llegar a la isla de Leyte el próximo viernes, junto con otro buque que partió la víspera. Previamente, habían sido enviado un equipo de personal médico de 25 miembros, apoyado por 50 soldados. Posteriormente, está previsto que lleguen más efectivos hasta completar una fuerza conjunta de 1.180 efectivos.

Lo más relevante de este despliegue es que se trata de la mayor fuerza miiltar nipona en el exterior desde el fin de la II Guerra Mundial, tras la rendición de Japón. Hasta la fecha, la mayor operación se remontaba a los años 2004 y 2005, cuando las FAD desplegaron 925 miembros para ayudar tras el tsunami de diciembre de 2004 en Sumatra e Indonesia, que devastaron buena parte del litoral del Océano Índico.

Cabe además destacar que, precisamente en esta zona de Filipinas, en la isla de Leyte, tuvo lugar una intensa batalla naval en octubre de 1944 entre los aliados y el Imperio japonés, que sufrió un duro revés y graves pérdidas humanas y militares. Cabe reseñar además que en esta batalla los japones emplearon por primera vez, de un modo habitual, los ataques con aviones suicidas, conocidos como "kamikazes". De hecho, esta considerada como la mayor batalla naval de la Historia en época contemporánea.

Y es que, para Tokio, la conocida como "diplomacia de catastrofes"es el principal modo de reforzar su cooperación con sus vecinos, pero también el modo de ejercer cierta influencia militar en la zona de Asia-Pacífico y de mostrar al mundo su poderío militar, algo que hasta ahora sólo puedehacer a través de los ejercicios militares que realiza con sus aliados, Estados Unidos o Corea del Sur.