Actualidad

India retira la autonomía a Cachemira

Indignación de la oposición. Nueva Delhi suspende el estatuto especial del que disfrutaba la región en disputa con Pakistán a través de un decreto presidencial sin precedentes

Indignación de la oposición. Nueva Delhi suspende el estatuto especial del que disfrutaba la región en disputa con Pakistán a través de un decreto presidencial sin precedentes

Publicidad

La decisión unilateral del Gobierno del primer ministro indio, Narendra Modi, de revocar el estatuto de autonomía a la disputada Cachemira vaticina un periodo de tormentas en la conflictiva zona fronteriza entre Pakistán y la India. La medida se venía venir tras la repentina prohibición la semana pasada de peregrinar a un templo hindú en el Himalaya y la evacuación de miles de turistas de Cachemira.

La anulación del estatuto de Cachemira fue anunciada ayer por el ministro de Interior, Amit Shah, que recibió los abucheos de la oposición en el Parlamento. “Desde el momento en el que el presidente da consentimiento [a la ley] y es publicada en la Gaceta oficial, ninguna de las disposiciones del artículo 370 serán aplicables”, informó Shah ante la oposición encolerizada.

El ministro de interior también se refirió a un proyecto de ley que propone dividir el territorio en dos regiones que serán gobernadas directamente desde Nueva Delhi. “La reorganización de la región, dividida en (la norteña) Cachemira y (la meridional )Jammu, y convirtirlos en “territorios de la unión”, lo que otorgaría mayor control al Gobierno central, explicó Shah.

La derogación del artículo 370 de la Constitución, que daba un estatuto especial esta región dividida en tres y en guerra desde hace 70 años, fue una de los promesas de la campaña electoral del gobernante partido nacionalista BJP que arrasó en las elecciones generales de mayo de 2019.

Publicidad

El artículo 370, promulgado en 1954, establece que, excepto para asuntos relacionados con defensa, asuntos exteriores, comunicaciones y asuntos especificados en el Instrumento de Adhesión de Jammu y Cachemira, el parlamento necesita la ratificación del gobierno estatal para todas las demás leyes. Hasta ahora, los residentes del estado de Cachemira vivían bajo un conjunto separado de leyes, incluidas las relacionadas con la ciudadanía, la propiedad y los derechos fundamentales de una población de mayoría musulmana.

La decisión de Modi para atraer a la Cachemira india al gobierno central podría tener un resultado negativo en la población local lo que derivaría en protestas contra Modi y traerá más inestabilidad a un territorio que se han disputado los gobiernos de Islamabad y Delhi, las guerrillas independentistas y los grupos terroristas que operan en la zona, financiados y entrenados en Pakistán.

Publicidad

En previsión de la medida, las autoridades de la Cachemira administrada por la India, pusieron bajo arresto domiciliario a los principales líderes opositores de la región, como Omar Abdullah, Sajad Lone o Mehbooba Mufti, mientras se cortaron los servicios de internet y se impuso el artículo 144 del Código Penal, que prohíbe las reuniones de más de cuatro personas.

Ante un posible aumento de la tensión , la población local se lanzó a las gasolineras, cajeros automáticos y tiendas de comestibles para hacer acopio.

“Tendrá consecuencias catastróficas para el subcontinente. Las intenciones del Gobierno indio son claras. Quieren el territorio de Jammu y Cachemira para aterrorizar a su gente”, escribió ayer en su cuenta de Twitter (Mehbooda) Mufti, exjefe de Gobierno de la región, tras conocer el anuncio.

Como era de esperar, las autoridades de Islamabad tomaron la decisión de Modi como una provocación a Pakistán. “Ninguna decisión unilateral del Gobierno indio puede cambiar el estatus (de región) disputada, como consagran las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, manifestó el Ministerio de Relaciones Exteriores paquistaní en un comunicado.

“Como parte de esta disputa internacional, Pakistán ejercerá todas las posibles opciones para contrarrestar estas medidas ilegales”, indicó el texto.

“India está jugando un juego peligroso que va a tener consecuencias graves para la estabilidad y paz regional”, advirtió, por su parte, el titular de Exteriores paquistaní, Shah Mehmood Qureshi.

Publicidad

Las tensiones entre India y Pakistán por la disputa de Cachemira, que llevó a estos dos potencias nucleares a la guerra en tres ocasiones en el pasado, no han hecho más que agravarse en el último año.

En febrero Pakistán derribó dos aviones de India, a los que acusó de haber cruzado la “línea de control” que divide a la Cachemira india de la Cachemira paquistaní para bombardear supuestas posiciones de los insurgentes islamistas que combate desde hace años. El incidente vino a raíz de la muerte de 40 policías indios en un ataque suicida del grupo terrorista Jaish-e-Mohammed (JeM) y casi lleva de nuevo a otra guerra entre los dos países.

En el primer semestre de 2019, más de 300 personas han muerto en la región de Cachemira, lo que supone uno de los periodos más mortales en la zona en la historia reciente.