MENÚ
sábado 22 septiembre 2018
00:38
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

La Liga y el Movimiento 5 Estrellas reclaman su derecho a formar Gobierno y se abren a acuerdos

El M5S ha arrasado en las elecciones como partido más votado en solitario, sin ir en coalición, con el 32,44 % de los votos en la Cámara de los Diputados y el 32,54 % en el Senado

  •  Los resultados obtenidos por el M5S no tardaron en ser calificados de «apoteósicos» por su diputado Alessandro di Battista, uno de los pocos políticos que comparecieron ante los medios durante la madrugada.
    Los resultados obtenidos por el M5S no tardaron en ser calificados de «apoteósicos» por su diputado Alessandro di Battista, uno de los pocos políticos que comparecieron ante los medios durante la madrugada.
Roma.

Tiempo de lectura 8 min.

05 de marzo de 2018. 16:31h

Comentada
Macarena Arcos.  Roma. 4/3/2018

Los grandes triunfadores de las elecciones generales en Italia, los euroescépticos Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y Liga Norte (LN), reclamaron hoy el Gobierno del país y abrieron la puerta a posibles pactos ante la ausencia de mayorías.

El M5S ha arrasado en las elecciones como partido más votado en solitario, sin ir en coalición, con el 32,44 % de los votos en la Cámara de los Diputados y el 32,54 % en el Senado, solo superado por la unión de derechas de la LN y el partido del magnate Silvio Berlusconi.

Esta coalición se sitúa a la cabeza con un 37,01 % en la Cámara y y un 37,53 % en el Senado pero, en su seno, se da una pugna por su liderazgo, fijado en el partido más votado, la Liga, que ha dado un histórico "sorpasso" a la Forza Italia del ex-Cavaliere.

La LN de Matteo Salvini lidera la coalición con un 17,48 % y un 17,76 % en la Cámara y el Senado, respectivamente, y superó al histórico líder conservador, Berlusconi, en el 15 % pese a su candidato estrella: el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Con estos datos en la mano salieron ante la prensa para reclamar el Gobierno del país los candidatos y responsables de estas dos formaciones, aunque desdibujaron las primeras hipótesis de pacto entre ambos dada su intención de no ceder en su liderazgo.

El líder del M5S, Luigi di Maio, se presento como el "vencedor absoluto" al haber triplicado sus parlamentarios respecto a la pasada legislatura y avanzó que está abierto a negociar con otros partidos ante la ausencia de una mayoría.

Una novedad para un partido que en su debut político en 2013 se negó a pactar con las formaciones tradicionales, herederas del sistema político que habían decidido combatir.

El líder del Movimiento avanzó que el debate deberá comenzar con la próxima elección de los presidentes de las dos cámaras, que deberán ser "figuras de garantía", y después quieren negociar con otros partidos en base a temas que consideran prioritarios.

Entre estos asuntos citó la pobreza, la lucha contra el derroche económico de la clase política, los problemas derivados de la inmigración y la seguridad, así como los impuestos y el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.

"Estos temas tienen que ser afrontados y tenemos una oportunidad histórica para hacerlo, para cumplir cosas que los italianos esperan desde hace treinta años", subrayó.

El candidato del M5S, sucesor del fundador Beppe Grillo, aseguró que el partido "siente la responsabilidad de dar un Gobierno a Italia" y se perfiló como el único capaz de hacerlo pues, en su opinión, las coaliciones de derecha e izquierda "no tienen (los) números".

Y se dirigió especialmente a la comunidad internacional y a los inversores: "Nosotros esa responsabilidad la sentimos", explicó, en un velado intento de sosegar los ánimos.

Salvini, exultante, salió el primero a celebrar sus resultados, que demuestran un avance muy significativo respecto a la LN que encontró en 2013 en sus mínimos históricos (4 %) y que ha lanzado con su discurso contra la inmigración irregular y la Unión Europea.

El político, de 44 años, aseguró que respetará la coalición con Berlusconi y la ultraderechista Hermanos de Italia y reivindicó su "derecho y deber de gobernar", pero siempre dentro de esta alianza, que a su juicio "ha ganado y puede" alcanzar el Ejecutivo.

"Escuchar, comprender y valorar la validez de algunas propuestas es un deber, pero mi equipo es el centroderecha. No me gusta cambiar de equipo en mitad de la partida", aclaró, para después excluir pactos "extravagantes" con otras fuerzas, como el M5S.

Salvini aseguró que su triunfo demuestra que "los italianos han decidido recuperar este país y liberarlo de la precariedad y la inseguridad, de (Matteo) Renzi, de Bruselas, de la prima de riesgo y de las pateras" con inmigrantes.

Mateo Salvini arremetió contra el euro, con el que siempre ha sido muy crítico, como el M5S, y contra el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, por sus declaraciones en plena campaña en las que se mostró preocupado por un escenario de inestabilidad.

"Cuanto más habla, más votos obtenemos", afirmó Salvini, quien elogió a la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen.

El profesor Nicola Maggini, del Centro Italiano de Estudios Electorales, dijo a Efe que las elecciones sugieren "un éxito de la estrategia de la derecha soberanista y nacional" y situó a la LN como el gran ganador.

Falta conocer el papel que tendrán en el juego de los pactos el resto de partidos, desde la izquierdista Libres e Iguales, que ha decepcionado al superar escasamente el 3 %, o el Partido Demócrata de Matteo Renzi, el gran perdedor de la jornada electoral.

En cuanto a la participación, los datos oficiales del Ministerio del Interior apuntan a un 75,24 por ciento del censo, según datos correspondientes a 7.957 de los 7.958 municipios italianos.

Se trata de los primeros comicios donde los italianos someten a examen una cuestionada y compleja ley electoral que hasta los expertos dicen no entender. La denominada en el argot periodístico como «Rosatellum Bis» fue pactada por el Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi y la formación Forza Italia de Silvio Berlusconi como estrategia para castigar a un enemigo en común, el Movimiento 5 Estrellas (M5E), ya que para gobernar se necesita contar con una amplia mayoría.

El «sorpasso» de Salvini

Un sistema electoral que prevé que el 64% de la Cámara de los Diputados y del Senado sean asignados a través de un sistema proporcional y el 36% por un sistema mayoritario basado en circunscripciones uninominales. Un panorama que dificulta muchísimo la formación de Gobierno a menos que los partidos acudan a las urnas en coalición.

Los colegios electorales abrieron sus puertas ininterrumpidamente entre las siete de la mañana y las once de la noche. Durante casi dieciséis horas, los italianos mayores de 18 años votaron para la Cámara Diputados con una papeleta rosa y los mayores de 25 lo hicieron también al Senado con otra de color amarilla. Además, el sistema de votación ha contado este año por primera vez con un novedoso sistema para evitar las irregularidades, un número identificativo que tendrán que mostrar al presidente de la mesa antes de votar.

La jornada transcurrió con normalidad a excepción de algunos altercados y las largas colas en las puertas de los colegidos. En Roma, hubo que parar temporalmente la votación debido a la colocación errónea de una papeleta en la urna que no era. En Palermo, algunos de los centros tuvieron que retrasar su apertura debido a la equivocación en la impresión de unas 200.000 papeletas. Sin embargo, lo más llamativo fue la interrupción a Silvio Berlusconi en Milán. Una activista del movimiento Femen irrumpió frente al ex «Cavaliere» con el pecho descubierto al grito de «Berlusconi, tu tiempo ha acabado». Un episodio que no es nuevo para el magnate, que hace unos años tuvo una experiencia similar. Detenida la chica, el líder de Forza Italia bromeó: «¿La joven de Femen? Sí, era guapa».

Italia no sólo se jugaba quién será su próximo primer ministro. El elevado paro (especialmente entre los más jóvenes), la precaria situación económica, el problema migratorio, el incremento del euroescepticismo y la aparición de un fuerte sentimiento racista y xenófobo que ha hecho despertar de nuevo los fantasmas del fascismo centraron la campaña. La cuestión ahora es saber quiénes serán los encargados de hacerlo. Los escenarios más probables son dos. A través del populismo del M5E, si bien tiene complicado tejer alianzas con otros partidos para gobernar. O bien con la coalición de derechas (Forza Italia, la Liga del Norte y Hermanos de Italia), en gran medida por el tirón de Matteo Salvini, que podría reclamar ser el primer ministro si se confirma que supera en votos a FI.

El presidente de la República, Sergio Matterella, fue uno de los primeros en votar, y lo hizo en Palermo, donde apeló a ir a votar. Por su parte, Renzi acudió a su colegio electoral de Florencia. Salvini agradeció anoche en Twitter el apoyo recibido. El primer ministro en funciones, Paolo Gentiloni, votó en Roma, mientras que el líder «grillini», Luigi de Maio, se dio un baño de multitudes, en su Nápoles natal.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs