MENÚ
martes 15 octubre 2019
04:11
Actualizado

La londinense Oxford Street, una de las calles más contaminadas del mundo

  • La calle Oxford Street, con las luces de Navidad ya encendidas
    La calle Oxford Street, con las luces de Navidad ya encendidas
Londres.

Tiempo de lectura 2 min.

13 de noviembre de 2014. 20:32h

Comentada
Londres. 13/11/2014

La céntrica Oxford Street de Londres es una de las calles más contaminadas del mundo, según se ha visto obligado a reconocer el alcalde de la capital británica, el conservador Boris Johnson, tras una aireada disputa con científicos.

Johnson tachó en julio de “ridícula leyenda urbana” las conclusiones de un grupo de expertos del King’s College de Londres que alertaba sobre los altos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) generados por los vehículos diesel en Oxford Street, una de las arterias comerciales más importantes de la ciudad.

“La calidad del aire en Londres es mejor que en París y muchas otras ciudades europeas. Id a Pekín o México”, decía el alcalde en un tuit hace cuatro meses.

Ahora, Johnson señala en una carta remitida al Comité parlamentario de Medición Ambiental (EAC, en inglés) que no pone “en cuestión” los datos de los científicos, si bien les solicita que en el futuro “apliquen mayor rigor en sus comunicaciones públicas”, según informa hoy el diario “The Guardian” en su web.

El consejero de Medio Ambiente de Londres, Matthew Pencharz, había subrayado ya en julio que el ayuntamiento calibra los niveles de polución de Londres a partir de una media que arrojan 187 medidores repartidos por la ciudad y sostuvo que las lecturas de un punto en concreto son variables y poco fiables.

“Los niveles medios de dióxido de nitrógeno cerca de vías con tráfico denso en Stuttgart, París, Múnich, Roma y Milán son más elevadas que en Londres”, decía Pencharz en una misiva previa al comité parlamentario.

Johnson se dirigió personalmente al EAC tras ser cuestionado sobre la posibilidad de que el grupo de investigaciones medioambientales del King’s College vea reducida las aportaciones públicas que recibe a raíz de la polémica.

“No hay absolutamente ninguna amenaza, ni velada ni de ningún otro tipo, sobre los fondos del King’s College. La única referencia a una ‘amenaza’ se hizo por una fuente anónima ‘cercana al King’s College’ que habló con ‘The Times’”, afirmó Johnson.

Últimas noticias