Las claves de la Convención Nacional Republicana

Grupos como los «panteras negras» manifestaron su intención de llevar armas a la convención, ya que las leyes del Estado lo permiten

El presidente del Comité Congresional Nacional Republicano, Greg Walden, habla durante el primer día de la Convención Republicana en el Centro Nacional Republicano Quicken Loans Arena de Cleveland, Ohio.
El presidente del Comité Congresional Nacional Republicano, Greg Walden, habla durante el primer día de la Convención Republicana en el Centro Nacional Republicano Quicken Loans Arena de Cleveland, Ohio.

La Convención Nacional Republicana ha tomado la ciudad de Cleveland, en el estado de Ohio, convertida hoy en un gigantesco plató de televisión, después de más de dos años de preparativos para acoger su mayor evento en casi un siglo.

La Convención Nacional Republicana, en la que se nombrará al próximo candidato republicano para las elecciones generales de noviembre, comienza hoy y termina el 21 de julio. Aquí están sus principales puntos.

La seguridad del evento

Grupos como los «panteras negras» manifestaron su intención de llevar armas a la convención, ya que las leyes del Estado lo permiten (sólo en caso de que se lleven visibles). Sin embargo, como mantiene David Kopel, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Denver, la preocupación sobre si habrá problemas de seguridad será mínima, ya que hay un enorme despliegue de efectivos, así como un perímetro de seguridad «que llega significativamente lejos del edificio donde tiene lugar la convención», con un riguroso control en la entrada, por lo que «no habrá armas ni dentro ni en las inmediaciones del edificio». Kopel indica asimismo que los «panteras negras» estarán en una zona en la que se permitirán manifestaciones, y mientras que se comporten, no debería haber ningún problema. Sin embargo, Paul Frymer, profesor del departamento de Política de la Universidad de Princeton, sostiene que «dada la violencia existente normalmente en los eventos de la campaña de Trump y la división en el partido, están presentes todos los ingredientes para que en la convención haya conflicto y violencia», aunque no haya armas en la sala. Frymer pone como ejemplo la Convención Nacional Demócrata de 1968, que desembocó en peleas tanto dentro como fuera del evento.

¿Convención o «show»?

Este año, la Convención Nacional Republicana será distinta a los años anteriores, ya que el candidato es Donald Trump, con todo el espectáculo que ello conlleva. Invitará a famosos, hablará su familia, y estarán presentes muchos más ponentes que harán que esta convención parezca más un «show» que una de las convenciones republicanas, acontecimientos de gran importancia en la política estadounidense. Al respecto, Kopel opina que «Trump tiene razón cuando dice que las convenciones son aburridas, y un enfoque distinto podría atraer a más espectadores». Además, sostiene que, de todas formas, nadie sabe lo que puede pasar, puesto que «en Estados Unidos nunca antes ha habido una convención así». Por otro lado, Frymer manifiesta que, este año, en la política estadounidense «se ha ignorado mucho al sentido común, lo que ha beneficiado en gran medida a Donald Trump».

Los grandes ausentes

En la convención de este año, se notará la ausencia de grandes figuras del Partido Republicano, como los Bush o John McCain, entre otros. ¿Las causas? Kopel mantiene que una de las razones principales es la «aversión personal» que muchos en el partido tienen contra el candidato, además de la convicción de que no está preparado para ser presidente. Los republicanos temen de igual forma que apoyar a Trump les haga más impopulares entre sus propios seguidores. Por otro lado, Frymer sostiene que el magnate «ha sido muy divisivo e irrespetuoso», y ha hecho todo lo posible para alejarse de la línea principal del Partido Republicano. Sin embargo, también advierte de que «cuanto más se aleja de la élite republicana, más popularidad tiene entre sus votantes». No obstante, mantiene que, a medida que se acerquen las elecciones, una cuestión importante es si todo el apoyo que tiene ahora en el electorado disminuirá al darse cuenta la gente que al que van a elegir es al próximo presidente de Estados Unidos, el cargo político más importante del país.

Trump: ¿El candidato republicano?

Donald Trump es ahora el único posible candidato republicano para las elecciones presidenciales de este año. Pero, ¿tiene el puesto ya asegurado? Frymer mantiene que es casi seguro que lo sea, ya que «hay rumores de posibles candidatos, pero no parece que tengan el suficiente apoyo». Asimismo, indicó que Trump tendría que hacer algo escandaloso para no ser el candidato, a lo que también añadió que «es bastante posible». Por otro lado, Kopel dice que la posibilidad de que no sea el candidato republicano es «pequeña, pero no imposible».