MENÚ
viernes 14 diciembre 2018
10:02
Actualizado

Los comunistas se renuevan y la «Paris Hilton» rusa escandaliza

La presentadora Sobchak pide legalizar la marihuana y devolver Crimea

Tiempo de lectura 2 min.

29 de enero de 2018. 02:32h

Comentada
29/1/2018

ETIQUETAS

Pese a los altos índices de aprobación y a la aparente falta de emoción de las próximas presidenciales en Rusia, Vladimir Putin deberá medirse a candidatos de lo más variado. Eso sí, todos ellos a años luz de la candidatura del «zar». Los comunistas del PCRF, que tradicionalmente han sido la segunda fuerza en la Rusia postsoviética, han decidido renovarse para estos comicios y al frente de la candidatura, por primera vez en los últimos 25 años, no estará Guenadi Ziuganov, que a sus 73 años afirmó que ya no estaba en disposición de llevar a cabo una campaña electoral. Lo sustituirá el empresario agrícola Pavel Grudinin, que ya había sido diputado por el partido Rusia Unida, pero que abandonó la formación en 2010. Grudinin considera que algunos puntos del socialismo aplicado a la URSS deberían corregirse y ponerse en práctica en la Rusia de hoy y defiende una modernización de la economía y las infraestructuras rusas.

El que sí que repetirá de nuevo en estas elecciones será el incombustible y polémico Vladimir Zhirinovski –de 71 años–, del Partido Liberal Demócrata. Este político, según algunas encuestas, podría arrebatar la segunda posición a los comunistas y convertirse en el líder de la oposición en Rusia, un cargo que realmente no existe en el país de Putin.

En noviembre de 2017 protagonizó una inaudita concentración frente al Consulado de España en Moscú para apoyar la independencia de Cataluña. «Occidente reconoció la desintegración de la Unión Soviética en 15 Estados diferentes, una división que fue ilegal, y ahora no quiere reconocerse la independencia de uno solo, Cataluña», afirmó en aquella ocasión. Hace unos días también pidió ayuda «a los ‘hackers’ rusos» para ganar las elecciones, en referencia a la supuesta injerencia de Moscú en las presidenciales estadounidenses.

Ksenia Sobchak, que se presenta como la «candidata contra todos», será otra de las opciones de los rusos de cara a los comicios. Pese a su juventud, esta presentadora de televisión definida por algunos como la «Paris Hilton rusa», se salió del guión al hablar de Crimea y recordar que, «de acuerdo con la ley internacional, pertenece a Ucrania». Recientemente también propuso legalizar la marihuana, «que es menos nociva que el vodka», para acabar con la «epidemia de narcóticos» en el país. Su candidatura generó bastante polémica incluso entre los opositores de Putin, que la acusaron de ser la «oposición oficial», es decir, la crítica necesaria para que el Kremlin pueda presumir de cara a la opinión pública y la comunidad internacional de una «democracia». Ella lo ha negado y, de hecho, ha lanzado duros dardos al presidente desde que hizo pública su candidatura.

Según una reciente encuesta realizada por el Fondo Opinión Pública (FOM), Putin se haría con el 67% de los sufragios seguido de Zhirinovski y Grudinin, con un 6% cada uno, y Sobchak, con un 1% de los votos.

Últimas noticias