MENÚ
martes 20 agosto 2019
13:46
Actualizado

Muere en un misterioso accidente de tráfico uno de los presuntos asesinos de Khashoggi

Meshal Saad Al-Bostani llegó a Estambul junto a otros 14 saudíes el día que desapareció el periodista

  • Meshal Saad Al-Bostani era teniente de la Real Fuerza Aérea de Arabia Saudí
    Meshal Saad Al-Bostani era teniente de la Real Fuerza Aérea de Arabia Saudí
Beirut.

Tiempo de lectura 4 min.

19 de octubre de 2018. 00:17h

Comentada
Ethel Bonet .  Beirut. 18/10/2018

Uno de los quince saudíes del «escuadrón de la muerte», responsable del presunto asesinato del periodista Jamal Khashoggi, murió ayer en un accidente de tráfico en Riad. Se trata de Meshal Saad Al Bustani, un oficial de la Real Fuerza Aérea saudí, informaron medios turcos sin dar más detalles. El progubernamental diario «Yeni Safak» afirmó que hay sospechas de que «habrían intentado silenciarlo». Siete de los 15 sospechosos de la muerte de Kashoggi forman parte de la seguridad personal del príncipe heredero, Mohammed Bin Salman.

La Policía turca registró ayer por segunda vez el consulado saudí como parte de la investigación. Según «Sky News», que cita fuentes cercanas al equipo forense, los especialistas estudian la posibilidad de que el cuerpo del colaborador del «Washington Post» haya sido disuelto en ácido para eliminar las pruebas del crimen. En base a las informaciones reveladas al canal de televisión británico, las pesquisas apuntan al uso de un «ácido químico de acción rápida» con el que se habrían disuelto las partes del cadáver de Khashoggi.

Los equipos de la Policía encargados de la investigación han ampliado el perímetro de búsqueda al bosque de Belgrado, cerca de Estambul, para encontrar pistas sobre el paradero de Khashoggi. Los expertos policiales recogieron imágenes de las cámaras de seguridad alrededor de la zona y empezaron a realizar búsquedas, según la cadena turca NTV. El bosque de Belgrado es un área de 50 kilómetros cuadrados en la parte europea de Estambul, cerca del Bósforo. Por su parte, el diario «Sabah» indicó que las pesquisas se han extendido también a la provincia de Yalova, al otro lado del mar de Mármara. De acuerdo con este periódico, una de las furgonetas que salieron del consulado saudí el día de la desaparición de Khashoggi fue detectada en esta provincia, que se encuentra a cien kilómetros del centro de Estambul.

Las filtraciones a la Prensa sobre los detalles de la investigación y las diversas hipótesis sobre su muerte han dañado el trabajo de los investigadores, según reconoció el ministro de Justicia turco, Abdulhamit Gül, quien señaló que «debe ajustarse a todas las normas internacionales» y que deben cesar los comentarios de funcionarios a los medios. «Hay que tener en cuenta que la investigación está bajo secreto de sumario», recordó Gül.

La posible responsabilidad del príncipe heredero saudí en el caso del asesinato de Khashoggi intranquiliza a los líderes mundiales. Cada día que pasa y aparecen nuevos detalles del crimen del periodista crítico con Riad, más bajas se producen en el foro del «Davos en el Desierto». Los últimos en cancelar su asistencia han sido el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, y su homólogo holandés, Wopka Hoekstra, que también descartó los planes para asistir. Al mismo tiempo, el Gobierno de Países Bajos suspenderá una misión comercial a Arabia Saudí el próximo mes. A ellos se unió ayer el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, que anunció que no asistirá a la conferencia sobre inversiones en Riad. Las cadenas de televisión CNBC y CNN tampoco estarán en Arabia Saudí.

Mientras tanto, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, pidió ayer a Trump que conceda «unos pocos días más» a Arabia Saudí para investigar la desaparición, aunque no especificó cuándo espera que se complete esa indagación. «[Los saudíes] me aseguraron que llevarán a cabo una investigación completa y exhaustiva de todos los hechos y que lo harán de forma expedita», dijo Pompeo. «Le he dicho al presidente que debemos darles unos pocos días más para completar» esa investigación, agregó el secretario de Estado.

En todo caso, Trump parece tener pocas dudas del destino trágico de Khashoggi tras reconocer ayer que «ciertamente» parece que el periodista saudí está muerto. «Ciertamente eso me parece a mí», explicó el presidente al ser preguntado sobre si Khashoggi, al que se le perdió la pista tras entrar en el consulado saudí, ha fallecido.

Trump también señaló en declaraciones a los periodistas antes de tomar el avión para viajar a un mitin político en Montana que el supuesto crimen «tendrá graves consecuencias».

Últimas noticias