MENÚ
domingo 13 octubre 2019
01:54
Actualizado

El M5E y el PD se reparten el Gobierno italiano a partes iguales

El antisistema Di Maio se convierte en ministro de Exteriores de Italia. El gabinete estará formado por 22 ministros, siete de ellos mujeres

  • Giuseppe Conte saluda a su salida hoy del Senado italiano/Reuters
    Giuseppe Conte saluda a su salida hoy del Senado italiano/Reuters
Roma.

Tiempo de lectura 4 min.

05 de septiembre de 2019. 01:29h

Comentada
Ismael Monzón Roma. 4/9/2019

La coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático (PD) tendrá una representación de ambos partidos a partes iguales. El primer ministro, Giuseppe Conte, acudió ante el presidente de la República, Sergio Mattarella, con la lista de sus ministros bajo el brazo. El Ejecutivo tendrá 21 carteras, de las que diez estarán controladas por el M5E, nueve por el PD y una irá a parar al partido izquierdista Libres e Iguales, que también apoyará la nueva alianza.

El Ministerio del Interior, anteriormente liderado por el ultraderechista Matteo Salvini, será el único ocupado por una figura técnica, la ex jefa policial Luciana Lamorgese. Los nuevos ministros jurarán sus cargos este viernes y está previsto que el próximo lunes acudan al Parlamento, donde deben recibir la confianza de ambas cámaras. Así, justo un mes después de que Matteo Salvini rompiera la anterior coalición entre la Liga y el M5E, se prevé que Italia cierre este periodo de inestabilidad con un Gobierno que dará un giro hacia la izquierda.

Pese a que los ‘grillinos’ cuentan con un 33% de los escaños en el Parlamento por un 18% de los socialdemócratas, el PD se llevará una parte muy jugosa del pastel. Se quedarán con algunos de los ministerios de Estado como Economía, en manos del economista y miembro del partido Roberto Gualtieri; o Defensa, para Lorenzo Guerini, que en los últimos años ha formado parte del comité sobre servicios secretos y Fuerzas Armadas.

Economía era una de las carteras más preciadas, ya que una de las primeras obligaciones del nuevo Ejecutivo será aprobar unos presupuestos que estarán estrechamente vigilados por la UE y además tendrá la tarea de rebajar la tensión entre Italia y sus socios comunitarios tras una etapa de enfrentamiento por el alto endeudamiento del país transalpino.

A cambio, el líder del M5E, Luigi Di Maio pasará de ser titular de Trabajo y vicepresidente a Exteriores. El máximo responsable ‘grillino’ ha tratado hasta el último momento de conservar una parcela de poder después de ser desautorizado por su propio partido, aunque tendrá un papel limitado en su nuevo rol, ya que la política exterior suele estar dirigida por el primer ministro.

En el nuevo gabinete no habrá vicepresidentes, como sí ocurrió en el anterior, si bien Conte contará con un subsecretario, que supervisará desde dentro el ejercicio del poder. El cargo será para Riccardo Fraccaro, anterior ministro de Relaciones con el Parlamento y uno de los hombres del aparato más cercanos a Di Maio.

El Cinco Estrellas también se queda con Trabajo, Desarrollo Económico, Administración Pública, Medio Ambiente o Educación para controlar algunas de las áreas prioritarias de su programa. Y también con las Relaciones con el Parlamento, desde donde se gestionan las reformas institucionales, o Justicia. Es significativo que el Ministerio para el Sur del país, una cartera sin apenas competencias pero en la que el M5E tiene un especial interés electoral, haya ido al PD.

El líder socialdemócrata, Nicola Zingaretti, no entra en el Gobierno, como estaba previsto, pero sí otros hombres fuertes del partido como Dario Franceschini, que vuelve a Cultura, o Paola De Micheli, que irá a Transportes. Ambas figuras son cercanas a Zingaretti, que intenta consolidar el control en la formación en detrimento del ex primer ministro Matteo Renzi, cuyo círculo más cercano tampoco formará parte del Ejecutivo.

El nuevo gabinete contará sólo con siete mujeres, un tercio del total. Y de entre ellas destaca Luciana Lamorgese, llamada a desmontar la política de mano dura contra la inmigración protagonizada por Salvini. Es muy significativo que se haya buscado un perfil técnico en este departamento para impedir los ataques políticos del líder de la Liga, que ayer insistió en que el nuevo Gobierno nace más por los intereses de París y Berlín que por el deseo de los italianos. Salvini y sus aliados soberanistas ya han anunciado un calendario de protestas, que comenzará ya con la sesión de investidura.

Últimas noticias