MENÚ
miércoles 23 enero 2019
19:21
Actualizado

No existe la protección total contra el terrorismo

Tiempo de lectura 4 min.

26 de mayo de 2017. 22:40h

Comentada
26/5/2017

ETIQUETAS

-¿Por que las agencias de comunicación norteamericanas filtraron información secreta sobre la investigación de Manchester?

-Las disputas políticas internas en Estados Unidos han hecho que los medios de comunicación estén más sedientos de información filtrada y, al mismo tiempo, ha provocado que los servicios de inteligencia estén más dispuestos a suministrarla. Estamos viendo, por lo tanto, el establecimiento de una relación tácita entre la comunidad de Inteligencia y los medios de comunicación que no había existido antes. Las compuertas se han abierto. Este nuevo escenario ha propiciado la filtración de información sobre el ataque de Manchester. La policía británica tiene razón al estar enfadada por el incidente. Sin embargo, no creo que la decisión de Londres de dejar de compartir información con sus homólogos estadounidenses dure mucho tiempo. Ambas partes son muy conscientes de que la cooperación internacional es necesaria para combatir el extremismo islamista.

-¿Hasta qué punto la guerra contra el terror en Europa es más una guerra de inteligencia?

-Con excepción de Gran Bretaña y, en menor medida, de España, los países europeos no están acostumbrados a combatir el terrorismo. Además, el modo de vida europeo, abierto y basado en un entorno muy seguro, no puede cambiar fácilmente. Simplemente no hay suficiente personal encargado de hacer cumplir la ley para vigilar todos los cafés de París, o todos los restaurantes de Berlín. Además, los europeos no asumirán amablemente la aparición de militares en sus calles. Por esta razón, el siguiente paso inmediato para la seguridad es reforzar los mecanismos de inteligencia de cada país, así como el nivel de colaboración a través de las fronteras nacionales. Ya hemos visto varios servicios de inteligencia -por ejemplo, en Francia y en Gran Bretaña- aumentar drásticamente su presupuesto de inteligencia. Esto sucederá muy pronto en otros países de Europa.

-¿Son los ataques terroristas una realidad a la que nos tenemos que acostumbrar?

-No hay manera de proteger a Europa del terrorismo islámico (o de cualquier otro tipo) con un éxito total. Esto es así especialmente con los ataques de los llamados lobos solitarios, muy difícil de detectar y prevenir. La psicología de masas es aquí tan importante como la policía. Es muy importante que la gente no pierda los nervios, y que continúe viviendo con normalidad hasta donde sea posible. Más importante aún es que no se creen divisiones entre los musulmanes que viven en Europa y entre la mayoría de la población. Eso es precisamente lo que el Estado Islámico está tratando de lograr lanzando ataques contra países que tienen una gran población musulmana. Si los gobiernos y las sociedades europeas pierden su coraje y atacan a las minorías musulmanas, o si los europeos alteran su forma de vida y su pensamiento a causa de estos incidentes terroristas, los islamistas habrán ganado.

-¿El fin de las guerras de Irak y Siria será el fin de los ataques terroristas en Europa? ¿Son esos conflictos la fuente de la radicalización en una parte de la población musulmana europea?

-Los conflictos en Irak y Siria -iniciados principalmente por Estados Unidos y sus aliados- han alimentado el radicalismo suní y han ayudado a resucitar a Al Qaeda, especialmente después de 2011. La creación del Estado Islámico ha tenido un efecto de radicalización entre los grupos islamistas de todo tipo que se están sintiendo de Indonesia a Mauritania. Se necesitarán al menos otros cinco años, y posiblemente diez, para que el polvo causado por la desintegración de Irak y Siria se asiente. No hay que olvidar la guerra en curso en Yemen, en la que Estados Unidos tiene un papel muy activo a través de Arabia Saudita. Las ramificaciones de estas guerras durarán generaciones, y las cosas empeorarán antes de que mejoren.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs