MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
21:48
Actualizado
  • 1

Gentiloni presenta un Gobierno continuista con mínimos cambios

El nuevo Ejecutivo italiano se somete hoy a la confianza del Parlamento.

  •  Renzi traspasa poderes a Gentiloni en la «ceremonia de la campanilla»
    Renzi traspasa poderes a Gentiloni en la «ceremonia de la campanilla»

Tiempo de lectura 2 min.

13 de diciembre de 2016. 01:56h

Comentada
Manuel Tori Roma. 12/12/2016

En una de las crisis políticas más breves de la Italia republicana, a última hora de la tarde de ayer Paolo Gentiloni se convertía oficialmente en el nuevo jefe del Gobierno italiano. Todo ello en tiempo récord, tras la dimisión de Matteo Renzi a raíz de su derrota en el referéndum constitucional del pasado 4 de diciembre. «He formado este Ejecutivo en el menor tiempo posible», afirmó ayer el nuevo primer ministro transalpino. Por ello, a lo largo del día de hoy, el nuevo equipo del que fuera ministro de Exteriores hace unos días, será presentado ante la Cámara de los Diputados para que sea sometido enseguida a la necesaria moción de confianza. Lo mismo debería ocurrir mañana en el Senado. El objetivo es conseguir la votación positiva en ambas aulas lo antes posible, para que Gentiloni pueda representar a Italia ante el Consejo Europeo del jueves en Bruselas. Al apoyarse en prácticamente la misma mayoría parlamentaria de Renzi, todo apunta a que no haya retrasos en el calendario.

El nuevo equipo de Gentiloni es, en esencia, el mismo de su antecesor. «Como se puede ver por su estructura, el Gobierno seguirá la misma acción innovadora del Ejecutivo de Renzi», declaró ayer Gentiloni. Y añadió: «Este equipo le facilitará el trabajo a las diferentes fuerzas parlamentarias para desarrollar una nueva ley electoral». De los 18 miembros del nuevo Consejo de Ministros transalpino, 12 repiten cargo: entre ellos Pier Carlo Padoan (Economía), Roberta Pinotti (Defensa), Graziano Del Rio (Fomento), Beatrice Lorenzin (Sanidad) y Dario Franceschini (Cultura). La gran sorpresa es Angelino Alfano, cara visible del compromiso itálico en las migraciones mediterráneas, quien pasará ahora a Exteriores. En el discurso de ayer desde el Palacio del Quiniral, Gentiloni ha prestado atención también a las «dificultades de la clase media» y a la importancia de Italia como «país fundador de la UE».

La rapidez con la que se ha obtenido un nuevo Ejecutivo no es casual, ya que el país necesita un Gobierno estable y en marcha lo antes posible. Muchos son los retos que tendrá que afrontar en los próximos meses, según los analistas: gestionar la crisis del banco Monte Paschi de Siena, liderar la política migratoria de corte humanitario en el Mediterráneo, la permanencia en el euro, la próxima entrada de Italia en el Consejo de Seguridad de la ONU, las celebraciones del 60º aniversario del Tratado de Roma y la cumbre del G-7 a finales de mayo en Taormina (Sicilia).

Últimas noticias