MENÚ
miércoles 23 octubre 2019
03:58
Actualizado

Trump planea un impuesto a los productos mexicanos para pagar el muro

El presidente de EE UU avisó a su homólogo mexicano: «Si México no paga el muro, sería mejor cancelar la cita»

  • El presidente de México, Enrique Peña Nieto
    El presidente de México, Enrique Peña Nieto
Washington/México.

Tiempo de lectura más de 10 min.

27 de enero de 2017. 09:15h

Comentada
Washington/México. 26/1/2017

El presidente de EEUU, Donald Trump, pretende fijar un impuesto sobre todas las importaciones procedentes de México para costear el muro que quiere construir en la frontera común, dijo hoy el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, que primero cifró en un 20 % y luego redujo ese porcentaje.

El portavoz describió a los periodistas a bordo del Air Force One esa medida como una decisión ya tomada por Trump y que el presidente quiere incluir dentro de una reforma fiscal más amplia que pretende negociar con el Congreso.

No obstante, Spicer convocó poco después a los periodistas al llegar a Washington para matizar que esta tasa del 20 % sobre las importaciones sería "solo una de las opciones" que está considerando el nuevo presidente.

"No se trata de ofrecer detalles, todavía no estamos en ese punto. En vez del 20 %, podría ser el 18 % o el 5 % (...) Estamos todavía en las primeras fases" de diseño del plan, agregó.

Lo cierto es que ese impuesto no se puede aplicar de forma inmediata puesto que está vigente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado por EEUU, Canadá y México hace más de dos décadas.

Spicer mencionó que Estados Unidos tiene un déficit comercial con México, y tomó como ejemplo la cifra de 50.000 millones de dólares para explicar que, si se aplica ese impuesto del 20 % sobre esa cantidad, se obtendrían 10.000 millones de dólares al año y se pagaría "fácilmente el muro solo a través de ese mecanismo", informa Efe

Tras firmar este miércoles una orden ejecutiva para comenzar "en meses" la construcción de ese muro con el objetivo de frenar la inmigración ilegal a EEUU, a primera hora de hoy Trump amenazó con cancelar su reunión con Peña Nieto si México no estaba dispuesto a pagar por esa "tan necesaria" barrera.

"Si México no está dispuesto a pagar el tan necesario muro, entonces sería mejor cancelar la inminente reunión (con Peña Nieto)", señaló Trump en su cuenta personal de Twitter, que sigue usando pese a que tiene, además, la oficial asignada al presidente de EEUU (@POTUS).

La respuesta de Peña Nieto no se hizo esperar y también llegó a través de Twitter.

"Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS", afirmó el mandatario mexicano.

Sin embargo, Peña Nieto reiteró la voluntad de México "de trabajar con los Estados Unidos para lograr acuerdos en favor de ambas naciones".

Poco después, en un discurso desde Filadelfia (Pensilvania), donde asistió a una reunión invernal de congresistas republicanos, Trump detalló que la suspensión de su encuentro con Peña Nieto fue de mutuo acuerdo.

"El presidente de México y yo hemos acordado cancelar nuestra reunión planeada para la semana próxima", explicó Trump.

"A menos que México vaya a tratar a Estados Unidos de forma justa, con respeto, esa reunión sería estéril y quiero seguir una ruta diferente. No tenemos opción", argumentó el mandatario.

Para Trump, que México trate de manera justa y con respeto a EEUU significa que el país vecino acepte pagar el muro, algo que ha rechazado rotundamente Peña Nieto y que reiteró este miércoles en un mensaje televisado.

Trump, por su parte, repitió hoy que ha "dejado claro" al Gobierno mexicano que los estadounidenses "no pagarán" ese muro, al enfatizar la importancia de la seguridad fronteriza.

Mientras, también desde Filadelfia, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y del Senado, Mitch McConnell, cifraron hoy el coste estimado de ese muro en una cantidad de 12.000 y 15.000 millones de dólares.

En febrero de 2016, en plena campaña electoral, Trump dijo que calculaba que construir el muro costaría alrededor de 8.000 millones de dólares.

Ambas cifras son, no obstante, inferiores a cálculos independientes como el del grupo Bernstein de Investigación, que situaron la factura total entre los 15.000 y los 25.000 millones de dólares.

Al regreso de Filadelfia a Washington, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, adelantó que Trump pretende fijar un impuesto del 20 % sobre las importaciones procedentes de México para costear el muro.

El portavoz describió a los periodistas esa medida como una decisión ya tomada por Trump y que el presidente quiere incluir dentro de una reforma fiscal más amplia que pretende negociar con el Congreso.

Spicer recordó que EEUU tiene un déficit comercial con México, que asciende a 60.000 millones de dólares anuales, y tomó como ejemplo la cifra de 50.000 millones para explicar que si se aplica ese impuesto del 20 % sobre esa cantidad se obtendrían 10.000 millones al año y se pagaría "fácilmente el muro solo a través de ese mecanismo".

Ese impuesto a las importaciones mexicanas "proporciona claramente la financiación" para el muro "y lo hace de una manera en la que el contribuyente estadounidense es totalmente respetado", subrayó el portavoz.

Por otro lado, antes de las declaraciones de Trump desde Filadelfia y tras conocer la decisión de Peña Nieto de no viajar a EEUU, Spicer dijo que iban a tratar de programar otra reunión entre los dos mandatarios.

"Buscaremos una fecha para concertar algo en el futuro. Mantendremos las líneas de comunicación abiertas", comentó a los periodistas Spicer.

En la reunión cancelada del próximo martes, Trump y Peña Nieto preveían abordar, además del tema del muro, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que el presidente de EEUU quiere llevar a cabo con los otros dos países miembros, Canadá y México.

Tanto en sus mensajes de Twitter como en sus declaraciones desde Filadelfia, Trump insistió hoy en que el TLCAN, firmado hace 20 años, ha sido "un desastre total" para EEUU porque ha provocado un déficit comercial con México "de 60.000 millones de dólares al año" y la pérdida de "millones de empleos" en el país por el cierre de fábricas. Miriam Burgués/Efe

Peña Nieto cancela su viaje a EE UU

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció hoy que la cancelación del viaje que tenía previsto realizar el próximo 31 de enero a Estados Unidos para reunirse en la Casa Blanca con su homólogo estadounidense Donald Trump.

“Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS", afirmó Peña Nieto en su cuenta de la red social Twitter.

Sin embargo, reiteró la voluntad de México “de trabajar con los Estados Unidos para lograr acuerdos en favor de ambas naciones".

La oposición mexicana había pedido al líder del PRI que cancelara el viaje a Estados Unidos, al menos hasta que se consensuara una postura a nivel nacional sobre las negociaciones entre ambos países en torno al acuerdo de libre comercio y el muro fronterizo.

Trump contestó en dicha red social aconsejando a Peña Nieto que cancelara la reunión si no estaba dispuesto "a pagar por el necesario muro", vinculando esta cuestión a la renegociación del acuerdo de libre comercio para América Latina, del que también es parte Canadá.

"Estados Unidos tiene 60.000 millones de dólares de déficit comercial con México. Desde el principio, el NAFTA ha sido un acuerdo de una sola parte, con grandes cifras de trabajos y empresas perdidas", ha sostenido Trump.

El anuncio del gobernante mexicano se produce horas después de que Trump amenazara este jueves con cancelar la reunión con Peña Nieto, si México no acepta pagar por el “tan necesario" muro que quiere construir en la frontera.

“Si México no está dispuesto a pagar el tan necesario muro, entonces sería mejor cancelar la inminente reunión (con Peña Nieto)", señaló Trump en Twitter.

La cancelación del encuentro era previsible, no solo después de ese comentario, sino tras la avalancha de críticas recibidas por Peña Nieto en su país desde el miércoles por no suspenderlo, pese a la firma de un decreto para la construcción de un muro en la frontera común por parte del presidente de EE.UU.

Algunos líderes políticos opositores mexicanos calificaron incluso de “humillación" que Trump amenazara con cancelar la cita e insistieron al mandatario mexicano en que no asistiera a la Casa Blanca.

“Lo que faltaba: se adelanta Trump a cancelar reunión con EPN (Enrique Peña Nieto)", señaló en Twitter el presidente del conservador Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, para quien “el valiente llega lo que el cobarde le permite".

La también panista y precandidata a la presidencia mexicana en 2018, Margarita Zavala, mujer del expresidente Felipe Calderón (2006-2012), añadió: “El vacío que dejó ayer @EPN lo llenó hoy @realDonaldTrump con otra humillación más. Se requiere firmeza y poner a #MéxicoPrimero".

“El líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, escribió en esa red social un mensaje dirigido al presidente en el que le animó a no asistir al encuentro “ante el nuevo exabrupto de Trump".

Además, insistió en su propuesta de que presente una demanda ante la ONU contra el Gobierno de EE.UU. por violación de derechos humanos.

El presidente del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa, no se pronunció de manera directa sobre la visita, pero sí dijo que “es inadmisible la idea de construir un muro entre los dos países" y que es “prioritario la edificación de puentes de comunicación e integración".

Más lejos fue la precandidata presidencial para 2018 del PRI Ivonne Ortega, que hoy le solicitó a Peña Nieto “cancelar su viaje a EEUU hasta que @realDonaldTrump demuestre respeto por los mexicanos".

Tras la cancelación, ha escrito en esta misma red social que “celebro y respaldo la decisión del presidente de cancelar su visita a EEUU".

En medio de tanta crítica, el expresidente Vicente Fox (2000-2006), del PAN, publicó dos vídeos en sus redes sociales, uno en español y otro en inglés, en los que le espeta a Trump: “Te ganamos la partida, te la ganamos los mexicanos, tuviste que echarte para atrás".

Fox fue casi el único que consideró que la disputa ha sido ganada por Peña Nieto y el país latinoamericano ha demostrado que “con México no se juega", porque los mexicanos son “chiquitos pero picosos (picantes)".

Tras el anuncio de Peña Nieto, también le ha felicitado por la cancelación del viaje.

En las últimas horas Peña Nieto había dejado la confirmación definitiva del viaje a Washington a expensas de cómo fueran las negociaciones de este miércoles y jueves en la capital de EE.UU. entre representantes de Trump y los secretarios (ministros) mexicanos de Exteriores, Luis Videgaray, y de Economía, Ildefonso Guajardo.

Donald Trump apenas dejó margen de maniobra a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, que se vio obligado a cancelar ayer su visita del martes a Washington en plena crisis diplomática entre los dos países por la construcción del muro fronterizo. El presidente mexicano recurrió a su cuenta de Twitter para anunciar que había decidido no acudir a Washington. «Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca de que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el martes», escribió Peña Nieto.

El día anterior, Trump había firmado un decreto en el que ordenaba la construcción del famoso muro –pieza fundamental de sus política migratoria–, cuyo proyecto de construcción, según aseguró, pagarán los mexicanos. Fue después cuando Peña Nieto respondió en Twitter. «Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nos divide. Lo he dicho una y otra vez: México no pagará ningún muro», zanjó de forma contundente el presidente mexicano, que ordenó que los 50 consulados mexicanos en EE UU refuercen sus medidas de protección para que se conviertan «en auténticas defensorías de los derechos de los migrantes». Ayer por la mañana, Trump apenas dudó en devolverle el golpe: «Si México no quiere pagar el muro tan necesario, será mejor que cancele la visita».

Trump baraja la idea de fijar un impuesto del 20 % a las importaciones mexicanas para costear el muro, según adelantó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer. El portavoz describió a los periodistas a bordo del Air Force One esa medida como una decisión ya tomada por Trump y que el presidente quiere incluir dentro de una reforma fiscal más amplia que pretende negociar con el Congreso. No obstante, ese impuesto no se puede aplicar de forma inmediata, puesto que está vigente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado por EE UU, Canadá y México hace más de dos décadas.

Spicer mencionó que Estados Unidos tiene un déficit comercial con México, y tomó como ejemplo la cifra de 50.000 millones de dólares para explicar que si se aplica ese impuesto del 20% sobre esa cantidad se obtendrían 10.000 millones de dólares al año. Ese impuesto «proporciona claramente la financiación» para el muro «y lo hace de una manera en la que el contribuyente estadounidense es totalmente respetado», explicó Spicer.

Horas antes, los líderes republicanos en el Congreso, Paul Ryan, de la Cámara de Representantes, y Mitch McConnell, del Senado, cifraron ayer el coste entre 12.000 y 15.000 millones de dólares. Trump acudió a la reunión de los republicanos en Filadelfia para delinear sus prioridades para este mandato. «Tenemos una oportunidad de conseguir un gran cambio», azuzó el presidente norteamericano a su audiencia. «Sentimos que tenemos una obligación de cumplir con los compromisos hechos durante la campaña electoral», explicó Ryan, presidente de la Cámara de Representantes.

Contra el Imperio la guerra será desigual, con daños colaterales precisos, sobre todo para la economía. Ante el anuncio de Trump, ayer la Bolsa mexicana se desplomaba. Además, el FMI ya ha recortado en un punto las predicciones de crecimiento del país iberoamericano para 2017, dando por descontado que el Tratado de Libre Comercio (NAFTA) tiene los días contados. El 31 de agosto, Peña Nieto recibió en Ciudad de México al entonces candidato republicano a la Casa Blanca. Allí mantuvieron una reunión formal y ofrecieron una conferencia de prensa en la que abordaron los problemas migratorios. «Hablamos sobre el muro, pero no sobre quién lo pagará», había dicho en aquella oportunidad Trump. En un momento en que Peña Nieto tiene una popularidad de apenas el 10%, algunos creen que el cara a cara con Trump podría servirle para mostrar una imagen de firmeza e independencia ante el desafío estadounidense, informa Ángel Sastre.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs