¿Qué es el Brexit? ¿Cuál es su significado?

Según el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, cualquier Estado miembro de la UE puede decidir retirarse de conformidad con su derecho constitucional.

“Brexit” procede del acrónimo inglés formado a partir de “Britain” y “exit”, que equivale a “la salida del Reino Unido” y se refiere a la posibilidad (ya hecho) de que en Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) y que fue acuñada por analogía con “Grexit“, utilizada para referirse a un retiro hipotético de Grecia de la eurozona en 2012.

David Cameron, ex-primer ministro del Reino Unido, prometió en 2013 un referéndum interno sobre la pertenencia del Reino Unido a la UE si los conservadores ganaban las elecciones de 2015. Consiguió mayoría absoluta en 2015 y el referéndum se celebró el 23 de junio de 2016 con un resultado del 51,9 por ciento de los votantes apoyando abandonar la UE.

Según el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, cualquier Estado miembro de la UE puede decidir retirarse de conformidad con su derecho constitucional. Después de notificar esta decisión, que los británicos comunicaron el 29 de marzo de 2017, la UE negociará con este Estado sobre el método de su retirada y sus futuras relaciones con la UE.

Las negociaciones con la UE comenzaron oficialmente en junio de 2017 y en noviembre de 2018 se publicó el Proyecto de Acuerdo de Retirada, negociado entre el Gobierno del Reino Unido y la UE. La Cámara de los Comunes votó ha votado en contra del acuerdo en dos ocasiones: la primera por un margen de 432 a 202 (la mayor derrota parlamentaria en la historia para un gobierno del Reino Unido en funciones) el 15 de enero de 2019, y nuevamente el 12 de marzo con un margen de 391 a 24.

Este proceso de salida, que se estableció en dos años, debía concluir con la salida del Reino Unido el 29 de marzo de 2019 pero, tras más de tres largos años de intensos debate, el Reino Unido abandonará la UE el 31 de enero. Se iniciará así, desde el 1 de febrero y hasta el 31 de diciembre de 2020, un periodo de transición donde, en la práctica, todo seguirá igual.

El Reino Unido continuará en la unión aduanera y el mercado único, con la libertad de movimiento que eso conlleva, mientras Londres y Bruselas negocian las futuras relaciones.