MENÚ
lunes 17 junio 2019
05:57
Actualizado

Salvini se suma al bando de Guaidó en Venezuela

El veto del Movimiento 5 Estrellas impide que Italia reconozca al presidente interino

  • Juan Guido, en una imagen de archivo / Reuters
    Juan Guido, en una imagen de archivo / Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

12 de febrero de 2019. 06:18h

Comentada
Ismael Monzón.  12/2/2019

Entre los muchos asuntos que dividen al Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga está la postura de Italia ante Venezuela. El líder de la Liga y ministro del Interior, Matteo Salvini, recibió ayer en Roma a una delegación enviada por Juan Guaidó, al que un nutrido grupo de países reconoce como presidente interino venezolano. Salvini, azote de los comunistas, ya ha mostrado su intención de sumarse a este club y ayer lo remarcó con esta reunión. Sin embargo, las reticencias del M5E, que mantiene tradicionalmente una posición antiamericana, han impedido por el momento que Italia abogue por la caída del líder bolivariano, Nicolás Maduro.

La comitiva enviada por Guaidó estaba formada por Francisco José Sucri, presidente de la Comisión de Exteriores de la Asamblea Nacional; Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas; y Rodrigo Diamanti, representante venezolano en Europa para la ayuda humanitaria. «En el cara a cara hubo una llamada de teléfono cordial entre Salvini y el presidente de la Asamblea Nacional, Guaidó. Salvini ha confirmado su fuerte toma de posición en la confrontación con Maduro y su pleno apoyo a la vía constitucional para llegar lo antes posible a unas elecciones libres», informó de forma escueta el Ministerio del Interior.

Pese a que el presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani, también ha presionado a su país para que reconozca a Guaidó, Roma se niega a hacerlo. Incluso el presidente de la República, Sergio Mattarella, ha pedido públicamente al Ejecutivo que se sume a la mayoría de los socios europeos para no quedar aislados del actual contexto comunitario. Pero el argumento del M5E es que se trataría de una «injerencia externa», a la que no están dispuestos. Salvini, en línea en este caso con la mayor parte de la UE, ha llegado a sostener en televisión que su Gobierno «está haciendo un papelón».

La delegación venezolana llegada a Roma evitó hacer declaraciones ante la Prensa, pero, tras su reunión con Salvini en el Ministerio del Interior, se marcharon rápidamente a la sede de Exteriores, donde fueron recibidos por su titular, Enzo Moavero, un diplomático de amplia experiencia que está previsto que comparezca hoy en el Parlamento para manifestar la decisión oficial de su país. Moavero es un moderado que no pertenece a ninguno de los partidos de la coalición de Gobierno, por lo que es uno de los pocos que podrían empujar al Ejecutivo a sumarse a la mayoría de la UE.

Los enviados de Guaidó no consiguieron verse con ningún representante del M5E, fundamentales para resolver este nodo. Como tampoco fueron recibidos por el Papa, pese a que en los ambientes vaticanos se rumió esta posibilidad el fin de semana. A cambio, la comitiva sí visitó la Secretaría de Estado de la Santa Sede, centro de la diplomacia pontificia.

La oficina de prensa vaticana informó de que «ha sido subrayada la profunda preocupación para que se encuentre urgentemente una solución justa y pacífica para poder superar la crisis, en el respeto de los derechos humanos y buscando el bien de todos los habitantes del país, evitando un derramamiento de sangre». Aunque según informó Efe, ni siquiera fueron recibidos por el secretario de Estado, Pietro Parolin, sino por su segundo, el arzobispo, Edgar Parra, de nacionalidad venezolana.

Últimas noticias