MENÚ
viernes 19 julio 2019
00:32
Actualizado

Santos propone a Uribe un pacto exprés para salvar la paz

El presidente colombiano se reúne hoy con Uribe y Pastrana para renegociar el acuerdo

La oposición expone sus condiciones para sentarse con el Gobierno, pero no con las FARC

  • Un grupo de universitarios pide que se retome el acuerdo de paz en una manifestación convocada frente al Congreso, en Bogotá
    Un grupo de universitarios pide que se retome el acuerdo de paz en una manifestación convocada frente al Congreso, en Bogotá
Bogotá - Enviado especial.

Tiempo de lectura 5 min.

05 de octubre de 2016. 04:10h

Comentada
Ángel Sastre Bogotá - Enviado especial. 5/10/2016

Caminar sobre lo andado con el permiso de la guerrilla y la derecha, ése es el objetivo del Gobierno colombiano. La ministra de Exteriores, María Ángela Holguín, quien junto con Humberto de la Calle y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, son los delegados del Gobierno para el diálogo con el uribismo, ratificó que la posibilidad de que se modifique alguna parte de las 297 páginas en las que quedó consignado el acuerdo de paz con las FARC –como lo solicita el Centro Democrático y demás promotores del «no» en el referéndum para comenzar el acercamiento con el Gobierno– es una decisión que depende de esa guerrilla. Eso sí, el ministro de Defensa colombiano aseguró que el diálogo con los opositores al acuerdo de paz se debe abordar «a la mayor urgencia» y con plazos cortos tras el triunfo del «no».

Con la intención de iniciar cuanto antes el diálogo, Santos recibirá hoy por separado a los ex presidentes Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010), informaron fuentes de la Presidencia. «He invitado a Andrés Pastrana y Álvaro Uribe a dialogar este miércoles con ánimo constructivo en pro de la paz», escribió el presidente en un mensaje en su cuenta de Twitter, acompañado de la etiqueta «Juntos Por Colombia».

El ex presidente Álvaro Uribe se mostró ayer dispuesto a reunirse con su sucesor, Juan Manuel Santos, para tratar los cambios que considera deben hacerse al acuerdo de paz rechazado el domingo en las urnas. «Si me toca pedirle una cita al presidente de la República para decirle qué nos preocupa de los acuerdos, le pido esa cita», dijo Uribe, principal opositor al proceso de paz, en una entrevista con RCN Televisión.

El senador conservador añadió que no podría ir solo, sino que tendría que acudir «en grupo» con otros miembros de su partido, el Centro Democrático, y decirle: «Vea presidente, respetuosamente nuestras preocupaciones son éstas». En la entrevista, Uribe también reiteró que «se requiere que el Gobierno nacional pueda decir claramente que hay voluntad de corregir» las deficiencias que existen en el texto.

El «no», promovido por Uribe, se alzó con la victoria en el plebiscito del domingo sobre el acuerdo de paz con el 50,21% de los votos, frente al 49,78% del «sí». «Por el bien de esta democracia, hay que preguntarle al presidente si hay la voluntad de corregir estos acuerdos, examinar con el Gobierno y saber hasta dónde está dispuesto», agregó Uribe.

Sin embargo, acerca de la posibilidad de ir a La Habana, sede de los diálogos de paz, para tratar directamente con las FARC los cambios que considera oportunos en el acuerdo, negó que vaya a hacerlo porque «estaría usurpando competencias». «Es el Gobierno nacional el que tiene que hablar con las FARC», subrayó. Uribe aseguró que Colombia vive un momento «muy difícil» y criticó que las FARC digan que el acuerdo es «irreversible».

El ex mandatario empezó a destapar las cartas con las acudirá a la mesa de negociación. Uribe se mostró partidario de que se amnistíe al grueso de los guerrilleros de las FARC que no hayan cometido delitos graves. «Que se le dé amnistía a aquellos del grupo de las 5.700 personas que no estén inclusos en delitos no amnistiables a la luz de la legislación de hoy», explicó. Según Uribe, este procedimiento jurídico se puede hacer con base en el número de guerrilleros (5.700) que, según el general Javier Flórez, se encuentran activos. Otra propuesta que hizo el ex presidente fue que el Congreso tramite una ley en la que se plantean beneficios jurídicos para los militares que tienen procesos en curso, pero que –asegura– no busca perdonarles delitos.

Tras el rechazo del acuerdo de paz, el Centro Democrático nombró a tres delegados para dialogar con el Gobierno colombiano acerca de los cambios que consideran oportunos. Esos tres miembros son Óscar Iván Zuluaga, rival de Santos en las elecciones presidenciales de 2014; su compañero de fórmula para la Vicepresidencia, Carlos Holmes Trujillo, y el senador Iván Duque, una de las nuevas figuras del uribismo.

Por su parte, el asesor jurídico de las FARC, Enrique Santiago Romero, se refirió ayer al nuevo proceso de diálogo. Romero recalcó la importancia de que la dejación de armas continúe con el fin de erradicar la violencia en el país. En ese sentido, aseveró que la renegociación es posible, por ejemplo, en el tema de la justicia transicional. «No será sencillo, pero yo sí estaría dispuesto a modificar algunos puntos del acuerdo de justicia para acabar con la impunidad», explicó el asesor.

Nuevos encuentros en La Habana

El Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, y el abogado Humberto de la Calle se reunieron ayer en La Habana con los integrantes del secretariado de las FARC para analizar los resultados del plebiscito. Según pudo saber LA RAZÓN, el Gobierno explicó a las FARC que políticamente los integrantes del «no» podrían tener una participación en un gran acuerdo nacional para finalizar el conflicto colombiano.

Últimas noticias