MENÚ
lunes 17 junio 2019
04:12
Actualizado

Testigo directo: Un operativo impecable

Hay que destacar la eficacia de los servicios de seguridad y prevención de París, una ciudad que en los últimos años ha sufrido ataques terroristas

  • La Policía francesa a las puertas de la catedral de Notre Dame
    La Policía francesa a las puertas de la catedral de Notre Dame /

    Reuters

Tiempo de lectura 2 min.

16 de abril de 2019. 16:49h

Comentada
J.M.Zuloaga París. 16/4/2019

A 24 horas de un hecho tan terrible como el incendio de la catedral de Notre Dame y como un turista más "convertido" en periodista, unos pequeños apuntes: A destacar, la gran eficacia de los servicios de seguridad y prevención de París, una ciudad que en los últimos años ha sufrido ataques terroristas, como el de la discoteca Bataclan y el Stade de France.

Cuando salía de la estación de Metro de Saint Mitchell, sólo se veía una nube de humo amarillo en lo que hacía pensar en hipótesis diferentes a la del accidente.

Como en el atentado de la Plaza de Ramales de Madrid, aunque el periodista estaba de los primeros e hizo intención de acercarse al Templo, la Policía, bomberos, y después el Ejército, tardaron segundos en aparecer. Con una eficacia, que denotaba una gran preparación, el cordón de seguridad, primero de un kilómetro, después de dos...

Los viandantes no legaban a obedecer las ordenes de las FSE francesas. Momentos de gran nerviosismo y tensión. Por lo visto, lo importante era inmortalizar el momento con la cámara del teléfono. Al final se impuso la autoridad, como no podía ser de otra manera.

Identificarse en aquellos minutos como periodista español (o francés) no valía de nada. Hasta que se regularizo un poco la situación.

Eran muchos los que lloraban al ver cómo una de los grandes emblemas de la Francia republicana, en este caso una iglesia católica, ardía como preludio de una gran destrucción.

En estos casos, también hay torpes, insensatos, y alguno le dio por tomarse el asunto sin la seriedad requerida. Estuvo a punto de llevarse "la del pulpo". Pocas bromas a los franceses con lo suyo.

Las estaciones de Metro próximas permanecían cerradas el martes y así se anunciaba por megafonía. Llegar hasta Odeon y caminar por un París nublado, aún con la incredulidad en el rostros.

Valgan estas líneas como homenaje al formidable dispositivo que en minutos aseguró la zona.

Últimas noticias