MENÚ
jueves 18 julio 2019
16:13
Actualizado

Trump pide la pena capital para el terrorista de Tribeca

Aunque el estado de Nueva York no contempla la pena capital en su sistema penal, que tiene la cadena perpetua como máximo castigo, Saipov sí podría recibir una condena a muerte en un juicio federal por terrorismo

  • El presidente estadounidense Donald J. Trump
    El presidente estadounidense Donald J. Trump

Tiempo de lectura 2 min.

03 de noviembre de 2017. 04:21h

Comentada
Marta Torres Nueva York. 1/11/2017

El presidente Donald Trump pidió ayer pena de muerte para el terrorista Sayfullo Saipov, de 29 años, modificando así su declaración del día anterior en la que aseguraba que había que enviar al terrorista que causó la muerte de ocho personas en Manhattan a la base naval de Guantánamo (Cuba). Su cambio de opinión vino suscitado porque considera que le saldría más barato al contribuyente estadounidense. Sin embargo, con sus comentarios, el presidente podría dificultar la labor de la Fiscalía en el futuro juicio al ofrecer margen a la defensa para que alegue que su comentario es una clara injerencia en la división de poderes. «Me encantaría enviar al terrorista de Nueva York a Guantánamo, pero la estadística prueba que el proceso es más largo que el sistema federal. Hay algo mejor que mantenerle en el lugar del horrible crimen que cometió. Debería moverse rápido. Pena de Muerte», escribió en varios tuits. Realmente, la pena capital en Estados Unidos se puede demorar alrededor de 20 años, debido al derecho a las apelaciones que tiene el condenado.

Fuentes legales expertas en el sistema federal de la ciudad, consultadas por LA RAZÓN, reconocen sin embargo que «el sistema en Nueva York es muy rápido, y justo. Durante los últimos años se ha juzgado y condenado a diferentes terroristas. El sistema les garantiza sus derechos y un juicio justo en el lugar donde han cometido sus crímenes».

Horas antes de que el presidente realizara estos comentarios, el presunto autor del atentado, Sayfullo Saipov, había comparecido por primera vez ante una jueza para conocer los procedimientos judiciales antes de la acusación formal. Saipov llegó ante la jueza Barbara Moses en una silla de ruedas a causa de la herida en la cadera que sufrió por el disparo de un policía después de que presuntamente cometiera el atentado terrorista más grave sufrido por Nueva York desde el 11-S. Saipov entró en el tribunal esposado y con grilletes en los pies y por medio de un intérprete ruso escuchó los procedimientos y sólo utilizó el inglés para darle gracias a la magistrada. El abogado que lo representa, David Patton, indicó que sería trasladado de inmediato a una celda, ya que ha sido dado de alta del hospital Bellevue, donde fue ingresado poco después de ser detenido para recibir atención por la herida de bala. El asesino habría pedido que le facilitaran una bandera del Estado Islámico para colgarla en su habitación del hospital, según explicaron los investigadores. Saipov se había radicalizado en EE UU hace un año y sentía simpatía por el EI.

Últimas noticias