Política

Ucrania da por concluida la tregua y actuará en los próximos días

El presidente Turchinov da la orden tras el asesinato de un político de su partido y varios secuestros

Un miliciano prorruso camina con la cara tapada.
Un miliciano prorruso camina con la cara tapada.

El Gobierno ucraniano ha señalado este miércoles que la tregua en el este del país ha terminado y que en los próximos días actuará para eliminar a los grupos separatistas prorrusos.

El Gobierno ucraniano ha señalado este miércoles que la tregua en el este del país ha terminado y que en los próximos días actuará para eliminar a los grupos separatistas prorrusos.

Una nueva «operación antiterrorista» planea sobre la zona sur oriental de Ucrania. Fue el presidente interino, Alexander Turchinov, quien dio ayer la noticia después de que las Fuerzas de Seguridad encontraran en Slaviansk dos cuerpos con signos de tortura, uno de ellos, el de Vladimir Ribak, miembro del partido Batkivschyna (Patria). Los rebeldes prorrusos, que se atrincheran en esta parte del país, se preparan ahora para la segunda ofensiva militar en un mes. Slaviansk, Kramatosh y Lugansks son las ciudades donde ahora mismo las milicias prorrusas tienen más poder. Prueba de ello son el aumento de secuestros y el ataque directo ayer a un avión militar que sobrevolaba la región de Donbass, según informó el Ministerio del Interior de Ucrania. La aeronave, que estaba haciendo vuelos de reconocimiento, pudo aterrizar de emergencia en Kiev.

«Hoy [por ayer] en Slaviansk se hallaron los cuerpos de dos personas salvajemente torturadas. Uno de ellos fue identificado como el desaparecido diputado de la Asamblea municipal de Górlovka, Vladimir Ribak, que había sido secuestrado la víspera por los terroristas». Así denunció Turchinov la muerte de Ribak, político local del partido de Yulia Timoshenko que llevaba varios días desaparecido. Minutos después, el presidente anunciaba la ofensiva militar: «Hago una llamada a los organismos de seguridad para relanzar y llevar a cabo las medidas antiterroristas eficaces, con el objetivo de proteger a los ciudadanos ucranianos que viven en el este de Ucrania de los terroristas». Para el Gobierno de Kiev, estas muertes son un desafío que las milicias separatistas están lanzando al país. «Estos crímenes se cometen bajo el pleno apoyo y la connivencia de la Federación Rusa», denunció Turchinov.

La operación antiterrorista se suspendió la pasada semana debido a la Pascua ortodoxa, pero los insurgentes rompieron la tregua el domingo tras un tiroteo en la localidad de Slaviansk, baluarte de la sublevación. Ahora, este nuevo giro radical ha devuelto el miedo entre la población ante un posible conflicto civil. Y lo que es peor, las milicias separatistas están cada vez más descontroladas. Ni siquiera la Policía local está dispuesta a colaborar. Por el momento, no han cedido ninguna de sus posiciones, todo lo contrario, el último inmueble que asaltaron fue la comisaría de Kramatorsk. Allí, siete individuos armados y enmascarados, que se declararon partidarios de la autoproclamada República Popular de la región de Donetsk (RPD), entraron en el departamento policial y se llevaron al jefe de la Policía, Vitali Kolupai. «Según los datos que tenemos, Kolupai es retenido por aquellas personas contra su voluntad», informaron medios locales. Hasta otras cinco demandas por secuestro ha registrado la Policía en los últimos tres días. Todos periodistas.

Se trata de los reporteros ucranianos Irma Krat y Serguei Lefter, los italianos Paul Gogo y Cosimo Attanasio y el periodista bielorruso Dmitri Galko. Kramatorsk y Slaviansk han sido en estos días los principales focos de las protestas prorrusas contra las nuevas autoridades que derrocaron en febrero al presidente Viktor Yanukovich.

En otro de los puntos conflictivos del este de Ucrania, Luganks, decidieron unirse a la iniciativa de la que fue pionera la autoproclamada República de Donetks para convocar un referéndum sobre el estatus territorial de la región. La consulta, según los rebeldes separatistas, se realizará en dos fases. En la primera de ellas, el 11 de mayo, los habitantes deberán decidir si la región mantiene su actual estatus dentro de Ucrania o si quieren que se convierta en una entidad autónoma. En una segunda fase, que se celebrará el 18 de mayo, se les pedirá su opinión sobre si quieren que la región de Lugansk sea independiente o se convierta en parte integral de Rusia, según informa la agencia Interfax,

Slaviansk es la trinchera de las milicias prorrusas y se ha convertido en los últimos días en el centro de todos los incidentes. Fue allí donde, después de un tiroteo, tres vecinos perdieron la vida en uno de los controles que rodean la ciudad. A partir de ahí, la ciudad se blindó y las autodefensas tomaron las calles. Con el hallazgo del político local del partido de Timoshenko, esta ciudad será previsiblemente uno de los objetivos de los militares ucranianos. Además, el autoproclamado alcalde de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, ha rechazado en varias ocasiones los acuerdos de Ginebra. No sólo eso, también pidió hace dos días al presidente ruso, Vladimir Putin, que desplegara fuerzas de paz en el sureste, de mayoría rusohablante. De momento, y a pesar de la visita de los observadores de la OSCE, las negociaciones entre ambos bandos se han roto después de que Turchinov ordenara ayer la reanudación de la operación antiterrorista. Kiev había empezado a hacer concesiones proponiendo una descentralización del Poder Ejecutivo para otorgar a la región de Donbass más autonomía y una amnistía para las milicias.