MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
01:22
Actualizado
  • 1

Primera baja de un soldado de EE UU en la era Trump

Un ataque a una base de Al Qaeda en Yemen se salda con un militar muerto y tres heridos

  • Ejercito yemení
    Ejercito yemení
Beirut.

Tiempo de lectura 2 min.

30 de enero de 2017. 04:13h

Comentada
Beirut. 29/1/2017

Apenas una semana después de su discurso de apertura en la Casa Blanca con el lema «America first», Donald Trump ha inaugurado su política internacional en Oriente Medio con la muerte en combate de un soldado estadounidense en Yemen. En la operación dirigida contra Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) resultaron heridos otros tres militares. El Comando Central de Estados Unidos añadió en un comunicado que otro resultó herido por un «aterrizaje forzoso» en un lugar cercano. Su aeronave no pudo volver a despegar y fue «destruida intencionalmente».

Los militares estadounidenses que participaron en la incursión se apropiaron de «información sobre la planificación de futuras tramas terroristas», detalló el departamento de Defensa. Se trata de la primera operación militar conocida de EE UU con el nuevo Gobierno, y el primer bombardeo estadounidense desde el inicio, en 2015 de la guerra civil en Yemen.

Según varios testigos, decenas de soldados de las fuerzas especiales de EE UU, transportados en helicópteros, descendieron la madrugada de ayer a la localidad de Yakla, en la provincia de Bayda, a unos 270 kilómetros al sureste de la capital, Saná, y atacaron varias casas de miembros de Al Qaeda. Antes de la irrupción de los comandos, una veintena de helicópteros Apache y aviones no tripulados sobrevolaron la zona y bombardearon una escuela, una mezquita y una cárcel, consideradas como sedes de los terroristas, lo que dejó gran número de muertos, describió un residente.

Uno de los misiles impactó contra la casa del clérigo Al Dhahab, un alto comandante de AQPA. En el ataque fallecieron tres cabecillas del grupo terrorista identificados como Abdul Raouf al Dhahab, Sultan al Dhahab y Seif al Nims. Después llegaron hombres armados que dispararon contra los soldados norteamericanos, que respondieron con apoyo de helicópteros. En el ataque habrían sido abatidos al menos 14 yihadistas.

Por su parte, según infomaciones de Al Qaeda en la Península Arábiga, la incursión dejó cerca de 30 personas muertas, entre ellas mujeres y niños. Uno de los menores muertos fue Nora, la hija de ocho años de Anwar al Awlaki, un clérigo radical yemení-estadounidense muerto en 2011 durante un ataque estadounidense. Al Awlaki fue conocido por ser el primer estadounidense muerto en un asesinato selectivo de EE UU, ataque en el que también murió su hijo Abdelrramán, de 16 años. Nora «recibió un disparo en el cuello y sufrió durante dos horas», declaró su abuelo. «¿Por qué hay que matar a niños? Ésta es la nueva Administración. Es muy triste. Es un gran crimen», se lamentó.

Últimas noticias