MENÚ
lunes 17 junio 2019
13:12
Actualizado

La catedral de Notre Dame “se salvó por media hora”, gracias a un grupo de bomberos

Los expertos, pendientes de si resistirá la estructura de Notre Dame

  • A la izquierda, aspecto antes del incendio y, a la derecha, tras el incendio. Reuters
    A la izquierda, aspecto antes del incendio y, a la derecha, tras el incendio. Reuters /

    Reuters/Benoit Tessier

Tiempo de lectura 8 min.

16 de abril de 2019. 17:49h

Comentada
F. de Felipe.  16/4/2019

Las imágenes de Notre Dame en llamas recorren el mundo desde ayer. Y tras la conmoción inicial, la pregunta ahora es cuál fue el origen del fuego. La Fiscalía decidió anoche abrir una investigación por “destrucción involuntaria por incendio”, excluyendo de entrada una causa criminal, según informa “Le Monde”. El fiscal de París, Rémi Heitz, que es el responsable de la investigación, ha asegurado hoy que “nada por ahora va en la línea de un acto voluntario". Heitz explicó que los expertos tendrán que hacer comprobaciones en el lugar de los hechos, pero que no las podrán efectuar hasta que no entren en el edificio, algo que por el momento "no es posible porque no es estable".

Las investigaciones prometen ser largas para que pueda esclarecerse con precisión cómo se originó el fuego. Largas y quizá sin alcanzar resultados concluyentes.

Paralelamente, el secretario de Estado francés de Interior, Laurent Nuñez, ha asegurado que la salvación de la catedral de Notre Dame "se jugó en un cuarto de hora o en media hora", ya que en ese lapso de tiempo un grupo de bomberos subió a las torres y pudo evitar su derrumbe.

"Una veintena de funcionarios, poniendo en peligro sus vidas entraron en las dos torres para abordar el fuego desde el interior y eso permitió salvar el edificio", señaló el número dos de Interior desde la explanada de la catedral.

Nuñez aseguró que la preocupación ahora de las autoridades es "la seguridad del edificio" y reveló que se han detectado "algunos puntos vulnerables", sobre todo en las bóvedas y en una parte del transepto norte, lo que ha llevado a evacuar cinco edificios de viviendas colindantes con carácter preventivo.

Durante las próximas 48 horas se van a prolongar los trabajos para asegurar la estructura del edificio en aquellos puntos más sensibles, agregó.

Una vez finalizados, se podrá entrar en el edificio para rescatar las obras que todavía quedan en su interior, algunas de las cuales no han resultado dañadas, agregó.

Pocas son las certezas ahora mismo. Parece claro que el incendio comenzó en la cubierta de Notre Dame de París poco antes de las siete de la tarde. Un lugar de muy difícil acceso, rodeado de andamios, centro de las ambiciosas obras de renovación de la catedral que comenzaron el pasado verano. A esa hora, en principio, los trabajadores ya se habían marchado y, dada la voracidad del incendio, va a ser difícil que se encuentren pruebas materiales que aporten alguna explicación.

Los investigadores ya comenzaron ayer a recopilar los testimonios de los trabajadores de las obras de renovación que estaban desarrollándose en el templo. Porque todo apunta a un fuego accidental originado en el corazón de los trabajos.

Los testigos del incendio aseguran que el fuego se propagó con mucha rapidez, demasiada rapidez. “La estructura del Siglo XII se encendió de inmediato”, contaba el obispo Patrick Chauvet, rector de Notre Dame y testigo de la escena.

¿Qué pasos se van a dar ahora?

La prioridad ahora es asegurar la estructura y garantizar la integridad del templo. El secretario de Estado de Interior, Laurent Núñez, ha anunciado que los arquitectos y otros expertos van a reunirse esta mañana “para determinar si la estructura es estable y si los bomberos pueden entrar para continuar su trabajo”.

Esta misma mañana el ministro francés de Cultura, Franck Riester, ha hecho un triste balance de la situación de la Catedral: dos tercios de la techumbre se han quemado. La prioridad ahora es asegurarse de que no haya focos de fuego que se reaviven.

"Hacen falta todavía unas horas para conocer los daños en la estructura", aseguró Riester en una entrevista a la emisora de radio "France Info", informa Efe.

El ministro confirmó lo que ya apuntaron anoche los investigadores: parece que el fuego partió del lugar donde están los andamios" que se habían levantado para restaurar la flecha que, desgraciadamente, se cayó ayer por la tarde.

Riester, en un rápido recuento de los elementos del Templo, ha informado de que el crucero y el transepto norte se han hundido. La buena noticia, si es que puede haberlas en una pérdida tan grande de patrimonio, es que "el tesoro de Notre Dame de París se ha salvado gracias al trabajo excepcional de los bomberos" y se encuentra a resguardo en el Ayuntamiento. Dentro de ese tesoro, la pieza más conocida es la túnica de lino del rey San Luis, del siglo XIII.

El principal rosetón en la cara norte "se ha podido preservar", según el titular de Cultura, pero se mostró más cauto sobre los otros dos, en espera de que se pueda verificar su estado. Los tres rosetones de Notre Dame, unas vidrieras del siglo XIII que representan las flores del paraíso, se han salvado de las llamas pero se desconoce el estado en que han quedado los grandes cuadros que no pudieron ser evacuados dado su tamaño.

Han quedado en pie las dos torres y la fachada íntegramente y, según los primeros elementos, el principal órgano -había tres- se ha salvado aunque habrá que restaurarlo.

El ministro insistió en que "hay una gran inquietud" por el impacto que haya podido causar, sobre todo en las vigas de madera, el agua utilizada para la extinción del fuego.

Y no solo eso. Temperaturas muy elevadas, los derrumbes y el agua de los bomberos podrían haber debilitado los elementos de la Catedral que han sobrevivido a las llamas. Además, parte está ahora a la intemperie al quemarse dos tercios de los techos, y no va a poder cubrirse en un plazo corto.

A esta situación se suma otra preocupación y es el estado de los andamios que se montaron para restaurar la flecha, porque, aunque se mantienen en pie, han resultado dañados por el calor del fuego y por la caída de la flecha. Y se trata de una estructura muy pesada que, en caso de no resistir, arrastraría parte de la Catedral si se derrumbara.

Hoy se ha sabido que el salvamento de la catedral de Notre Dame de París "se jugó en un cuarto de hora o en media hora", según el secretario de Estado francés de Interior, que narró que en ese lapso de tiempo un grupo de bomberos subió a las torres y pudo evitar su derrumbe. "Una veintena de funcionarios, poniendo en peligro sus vidas entraron en las dos torres para abordar el fuego desde el interior y eso permitió salvar el edificio", señaló el número dos de Interior desde la explanada de la catedral.

Nuñez aseguró que se han detectado "algunos puntos vulnerables", sobre todo en las bóvedas y en una parte del transepto norte, lo que ha llevado a evacuar cinco edificios de viviendas colindantes con carácter preventivo.

Durante las próximas 48 horas se van a prolongar los trabajos para asegurar la estructura del edificio en aquellos puntos más sensibles, agregó.

Una vez finalizados, se podrá entrar en el edificio para rescatar las obras que todavía quedan en su interior, algunas de las cuales no han resultado dañadas, agregó.

La UNESCO realizará una evaluación de los daños

La Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) procederá a realizar una primera evaluación rápida de los daños sufridos por la catedral, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1991. La evaluación se llevará a cabo con las autoridades concernidas, tanto nacionales como locales y las que gestionan el monumento, así como las autoridades eclesiásticas con vistas a desarrollar un plan adecuado para evitar que se produzcan más daños en la catedral y recuperar todo lo posible de los elementos originales afectados por el siniestro.

A continuación, la Unesco acompañará y apoyará a las autoridades en la recuperación, rehabilitación y reconstrucción de Notre Dame, partiendo de documentación precisa basada en material de archivo, fotos, grabaciones, documentación histórica, planes y bocetos.

¿Pudieron hacer algo más los bomberos?

El Cuerpo de Bomberos no ha logrado evitar el derrumbe de la aguja, pero sí consiguió salvar la estructura de Notre Dame, así como las dos torres, que habría ahora que enfriar.

Expertos aseguran que se unieron dos factores para que el fuego se propagara tan velozmente: la antigüedad de la estructura y la ausencia de sistemas sofisticados de protección contra incendios. Todo aquello que atraía tanto a los turistas (su gran tamaño, un diseño gótico, enormes vigas de madera) fue precisamente lo que alimentó el devastador incendio y lo que dificultó el trabajo de los bomberos.

Últimas noticias