Deportes

El Espanyol habría pagado al Getafe la cláusula de Leandro Cabrera

El conjunto blanquiazul tiene previsto abonar al Getafe la cláusula de Leandro Cabrera y también al Rayo Vallecano la de Adrián Embarba.

El Espanyol está cerca de cerrar el fichaje del central del Getafe Leandro Cabrera y probablemente este lunes anuncie de forma oficial la que sería la segunda incorporación del mercado de invierno tras la de Raúl de Tomás.

La entidad blanquiazul ha depositado, según adelantó el portal ‘Pericosonline’, los 9 millones de la cláusula de rescisión del futbolista en la sede de LaLiga. Cabrera hasta ahora era titular en las filas del Getafe. La llegada del defensa supondría un nuevo golpe de efecto del Espanyol en este mercado de fichajes. La entidad blanquiazul ya se había gastado 20 millones en la incorporación del delantero Raúl de Tomás. Y además, tal y como contamos en LAOTRALIGA, tiene previsto pagar 10 millones al Rayo Vallecano por Adrián Embarba.

Caso Cabrera: desajuste deportivo, beneficio económico

La más que posible salida del uruguayo Leandro Cabrera al Espanyol dejará al Getafe unos réditos de 9 millones de euros en sus arcas, que crecerán a costa del daño deportivo que causará la marcha de una de las piezas clave en el esquema de José Bordalás, necesitado de un central cuando queda la mitad del curso por disputar.

El club presidido por el chino Chen Yasheng pagará la clausula de rescisión del jugador charrúa. El dirigente asiático ha sacado la chequera a pasear y después de pagar 20 millones al Benfica por Raúl de Tomás, ahora ha invertido en un central para competir con el brasileño Naldo y con el colombiano Bernardo Espinosa, habituales titulares en la zaga “perica”.

Sin duda, el Espanyol ha visto el fantasma del descenso muy cerca y ha fichado para dar la vuelta a una situación peligrosa. De momento, su principal adquisición, Raúl de Tomás, funciona. Se estrenó en Liga este domingo en Villarreal y marcó. Su equipo, además, ganó 1-2. Ya suma un par goles después del que marcó en Copa del Rey al San Sebastián de los Reyes.

Al Getafe la operación le saldrá redonda. Pagó por Cabrera 600.000 euros al Crotone italiano hace dos veranos y tendrá un beneficio en la operación de 8′4 millones de euros, quince veces más de lo gastado. Sin embargo, el club azulón tendrá que acudir al mercado con urgencia para buscar un sustituto.

Cabrera se va probablemente en el mejor momento de su carrera. Nunca había mostrado tanta seguridad en un equipo. Y, además, presenta sus mejores registros individuales en varios campos. Esta temporada, con la mitad por jugar, ha celebrado tres goles. Dos en Liga y uno en la Liga Europa.

Nunca había marcado tantos en un mismo curso desde que llegó al Atlético de Madrid en la temporada 2009-2010. Es un cabeceador explosivo con un pase largo perfecto: acumula 258 entregas sin fallo, el mejor de la competición según las estadísticas oficiales.

Además, a su edad, 28 años, presenta una madurez perfecta para un central que ya tiene una dilatada experiencia en equipos como el Zaragoza, el Crotone o el mismo Getafe. La oferta del Espanyol seguro que ha sido irresistible para cambiar un club que lucha por jugar en Europa y que tiene al Ajax en el horizonte por otro que trata de salir del descenso. Seguro que también ha pesado en su decisión que el conjunto barcelonés sigue vivo en la Liga Europa y jugará los dieciseisavos de final ante el Wolverhampton inglés.

Pero ese beneficio económico también implica un desajuste deportivo. El Getafe, hasta el momento, siempre que podía jugaba con el togolés Djené Dakonam y con Cabrera en el centro de la defensa. Sin el uruguayo, ahora la responsabilidad, hasta la llegada de un fichaje, caerá en uno de estos dos hombres: Xabier Etxeita y Bruno González.

El primero apenas ha participado en cuatro partidos de Liga y en dos de Copa del Rey. Suma 495 minutos entre ambas competiciones. Siempre ha cumplido, pero necesita continuidad. El segundo, acumula más tiempo. Su presencia en la Liga Europa ha sido más importante. En esa competición participó en cinco encuentros. En Liga, sólo en dos, mientras que en Copa intervino en uno. En total, alcanza los 644 minutos.

Ambos son buenos centrales, pero hace falta un mayor número para sostener el rigor defensivo de un equipo que basa sus éxitos en su fortaleza atrás, en su contundencia en el medio y en su efectividad arriba. Sin uno de sus pilares atrás, el Getafe podría sufrir. Por eso, tendrá que acudir al mercado de invierno. Con dinero en sus arcas, no tendrá más remedio que invertirlo para mantener el nivel. Ese beneficio económico de 8′6 millones de euros, podría mermarse con la llegada de otro defensa. Y la inversión no es sinónimo de éxito.