Deportes

Eximen al Valencia de pagar una multa... ¡de 24 millones de euros!

El Valencia considera justo no tener que pagar 24 millones de sanción a la Unión Europea.

El Valencia considera justa la decisión adoptada por el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) que le exime de pagar al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) veinticuatro millones de euros de sanción y ante la que ha mostrado su satisfacción.

La sentencia del TGUE, que se dio a conocer este jueves, ha estimado el recurso del Valencia contra la decisión de la Comisión Europea de 4 de julio de 2016 que declaró “ilegales e incompatibles con la normativa europea de ayudas públicas las condiciones económicas de unos avales concedidos por el IVF” al club de Mestalla.

En el comunicado del club valenciano, su presidente, Anil Murthy, ha señalado que siempre confiaron en la justicia europea y en la anulación de esta sanción por parte del Tribunal.

"Por eso nuestra posición fue siempre muy clara, no era algo justo y no debíamos pagar nada hasta conocer la sentencia", ha afirmado Murthy.

El Valencia se congratula de que sus argumentos hayan sido estimados para no pagar la sanción de 20,4 millones de euros, a los que se unían los correspondientes intereses hasta llegar a ser de veinticuatro.

La entidad valencianista argumentó en la defensa de su postura que "dichos avales se concedieron en condiciones de mercado".

“En un largo proceso judicial, el Valencia había podido evitar el pago de tan elevada cantidad mediante la obtención de sucesivas medidas cautelares de suspensión de la ejecución amparándose en todas las vías de defensa posibles”, se indica en el comunicado.

“El Valencia quiere expresar su satisfacción por la sentencia, que da plenamente la razón a su postura, y desea agradecer públicamente a la Generalitat Valenciana, en especial a su presidente, Ximo Puig, y al IVF, en la persona de Manuel Illueca, la colaboración mantenida con el club a lo largo de todo este largo proceso judicial ante Bruselas”, continúa.

Añadió en sus agradecimientos el de la Abogacía del Estado central por su apoyo y “porque todos ellos confiaron en que las cantidades reclamadas no tenían ninguna justificación”.