MENÚ
viernes 18 octubre 2019
21:33
Actualizado

Las mujeres enredan la cartelera

El director Darío Facal hace doblete en la cartelera con dos comedias muy femeninas, «Las rusas» y «De par en par»: enredos y locura con sello de autor

  • De izda. a dcha., Morgade, De Castro, Galimberti y Paz, en «Las Rusas», la cruzada personal de unas muchachas que reivindican la copla en plena Movida madrileña.
    De izda. a dcha., Morgade, De Castro, Galimberti y Paz, en «Las Rusas», la cruzada personal de unas muchachas que reivindican la copla en plena Movida madrileña.

Tiempo de lectura 8 min.

26 de abril de 2013. 01:19h

Comentada
26/4/2013

ETIQUETAS

En el panorama teatral madrileño suenan desde hace tiempo con fuerza los nombres de autores que son a la vez directores, una nueva generación pujante que está dando más de una alegría a la cartelera. Ahí están los Miguel del Arco, Alfredo Sanzol, Pablo Messiez –vale, éste es argentino, pero está «instalado» aquí– o Julián Fuentes Reta. Sin duda, en esa lista encajaría Darío Facal, que junto a la compañía Metatarso Producciones ha estrenado un puñado de obras de corte independiente, arriesgadas e interesantes, todas alejadas del circuito comercial, desde «La pesadilla de Kepler» a «Madrid Laberinto XXI». Facal es director, dramaturgo, poeta y docente, aunque él insiste en que lo que más le define es su labor al frente del escenario.

Comicidad sin complejos

Esta semana, el madrileño hace doblete en la cartelera con dos estrenos consecutivos, el día 25, «Las rusas» (Teatro Infanta Isabel) y el 26, «De par en par» (Fígaro), un aluvión «excesivo, una casualidad, no es algo que nadie buscaría que le viniera así», reconoce el director, aunque en su caso, explica, no le pilla inactivo: «Por fortuna, siempre ando generando proyectos». Se trata de comedias diferentes pero con puntos en común. El primero: ambas están protagonizadas principalmente por mujeres; el segundo: las dos se alejan del terreno que mejor conoce Facal y se adentran sin complejos en lo que podríamos denominar el teatro comercial. «Siempre he intentado hacer un teatro contemporáneo, pero que fuese accesible a cualquier espectador. A veces en la compañía, dentro de nuestras producciones, hablamos de línea dura y línea blanda. Es cierto que en un momento dado ha habido proyectos más abstractos o conceptuales, pero a mí siempre me ha interesado hacer un teatro que fuese para el público, que rompiera con los prejuicios que algunos espectadores tienen sobre la idea de teatro contemporáneo». Y es que, lamenta, «cuando te dedicas a esto, estás expuesto a las típicas reducciones. La gente te dice: "Eso es gente en pelotas pintando de blanco el suelo, ¿no?". Son clichés. Para mí el trabajo siempre ha tenido que ver con movernos en el territorio del teatro más moderno, en la reflexión lingüística, pero que los espectáculos sean accesibles», cuenta Facal. «Admiro mucho el trabajo de directores que plantean cosas profundas a nivel conceptual, pero siempre he tenido la necesidad de que eso, al mismo tiempo, no disuadiese al espectador».

Las etiquetas son traicioneras. Pero parece claro que «Las rusas», un texto de la actriz Ana Morgade (la televisiva compañera de Buenafuente hasta 2011), está más cerca de lo que podríamos llamar «teatro comercial» que cualquiera de las producciones de Facal, ya hablemos de las de «línea blanda» o de las de «dura». El director lo reconoce: «Hemos intentado hacer una comedia al uso que pueda funcionar en un teatro comercial, que sea atractiva para espectadores de todo tipo; pero al mismo tiempo hemos tratado de mantener algunas bases de nuestro trabajo: ciertos detalles plásticos, usos del espacio que no son muy habituales en este terreno, evitar la literalidad, como montar un salón donde se supone que hay un salón... Existen ciertos gestos que sí que están muy unidos a mi forma de entender el teatro». En esta «comedia delirante con algo de thriller», Facal dirige a un reparto formado por Morgade, Julia de Castro –actriz y cantante también conocida como La Puríssima–, Paula Galimberti, Pablo Paz y Rubén Martínez. «Las rusas» viaja a los años 80 con dos cantantes que tratan de reivindicar la copla en plena Movida madrileña, una prostituta soviética, un pianista con pasado oscuro y un ex agente de la KGB metido a traficante de órganos. Habrá música, canciones, guiños, claro, a la copla y situaciones delirantes, si bien advierte Facal, «no es un musical».

La coincidencia de ambas obras, explica el director a LA RAZÓN, «ha sido casualidad». «Las rusas» es una producción «que llevábamos mucho tiempo pensando Ana y yo, casi un año dándole vueltas. Surgió esta idea que era un texto que Ana tenía planteado originalmente, me lo enseñó y me gustó mucho el concepto de base. Estuvimos esbozando la idea, desarrollando un texto y juntando un elenco. La base de la gente con la que queríamos trabajar estaba clara; eran actores con los que teníamos vínculos como Pablo Paz o Paula Galimberti y Julia de Castro. Nos entendimos muy bien, le presentamos el proyecto a Smedia y nos dieron viabilidad», explica el director.

«De par en par», aclara Facal, «es una producción ajena a mí. Me llamaron en noviembre para dirigirlas». Creada por dos mujeres de teatro venezolanas, la dramaturga Indira Páez y la actriz Ileanna Simancas, esta última oyó hablar de Facal y se puso en contacto con él. «Así, sin más. Tuvimos una primera conversación. No terminamos de ver la forma de hacerlo, pero después del verano me volvió a llamar, las fechas encajaban y la posibilidad de hacerlo también». Al cabo, se trata siempre de lo mismo: «Yo en el teatro espero sentarme y que me conmocione. No me interesa, como espectador, la que puede surgir de identificarme con los personajes: es una emoción posible, pero que no me termina de resultar satisfactoria. Como en todas las formas artísticas, hay algo que va más allá de la historia que contamos y es la expresividad de cómo la contamos». Por eso, asegura, «la forma teatral no ha de estar meramente al servicio de contar la historia, sino que puede aportar muchas capas de significado, de profundidad y de poesía».

-Cuándo: Viernes, 22:30 h. y sábados, 23:30 h.

-Dónde: Teatro Infanta Isabel. Madrid.

-Cuánto: desde 16 euros. Tel.91.521.02.12

Cambio de sexo en el escenario

Explica Facal que «De par en par» fue un encargo de la actriz venezolana Ileanna Simancas. «Es una forma de humor que me resulta muy afín y eso me animó a dirigirla», explica sobre esta comedia negra protagonizada por la propia Simancas, Julia Trujillo, Ana Ruiz, Cuca Escribano, Esperanza Elipe, David Fernández «Fabu» y Raimundo Nieves. «La situación –explica el director–es la muerte de un padre que reúne a una familia, la madre, las hijas y un hijo que lleva desaparecido muchos años y vuelve para anunciar que se va a someter a una operación de cambio de sexo. Eso desemboca en situacions que tratan los vínculos familiares, y también aquí las actrices cantan en algunos números». Con producción de la compañía Darek Teatro, cuando Simancas contactó con Facal, explica, el elenco estaba formado; «Yo tenía muchas ganas de trabajar con algunas de actrices», explica el director.

-Cuándo: desde el 26 de abril. al 24 d emayo.

-Dónde: Teatro Fígaro. Madrid.

-Cuánto: desde 16 euros. Tel. 91.360.08.29.

EL DETALLE

Dirigir en el hotel

Facal tiene dos proyectos a la vista: una nueva versión de «Las amistades peligrosas» y un experimento de teatro en el Hotel Intercontinental, un proyecto surgido en Nueva York con la compañía Pop Up Theatrics, que contará con textos de tres dramaturgos y dirigirán entre cuatro directores.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs