Lifestyle

Marina Carmona anima la XII Pasarela de Moda de La Razón

La XII Pasarela de Moda de La Razón presentó las colecciones de seis creadores nacionales e internacionales al ritmo de las bulerías de Marina Carmona en un evento lleno de rostros conocidos

La lluvia no fue obstáculo en la celebración de una cita que ya se ha convertido en tradición entre los eventos de moda que tienen lugar cada año en Madrid. El Invernadero de la Plaza de Toros de Las Ventas, donde el jueves se celebró la XII edición de la Pasarela de Moda de LA RAZON, trasladó a los invitados a un universo aparte en el que la música y el diseño de calidad fueron los protagonistas. Ya es costumbre que la Pasarela brinde a los asistentes un espectáculo añadido al de los desfiles, y en esta ocasión la hipnótica voz de Marina Carmona fue el acompañamiento perfecto para los diseños de Malne, Mounia Tazi, Benjamin Friman, Ulises Mérida, The Extreme Collection y Roberto Diz.

Publicidad

La moda, para la mayoría de los que se dedican a ella, es una manera de homenajear a la mujer, de celebrarla. Y en esta pasarela confluyeron tres firmas que echaron la mirada atrás para encontrar la inspiración en féminas icónicas. Benjamin Friman, por ejemplo, presentó parte de su colección inspirada en Tippi Hedren, protagonista de «Los pájaros», el filme de Hitchcock por el que la actriz ganó un Globo de Oro. «Me gusta mucho ella en esa película, en la que aparece tan asustada, y quise, de alguna manera, endulzar su sufrimiento», explica Friman. En su propuesta encontramos el glamour del Hollywood de antaño y tejidos como jacquard de seda natural, lurex y organza. Por su parte, Paloma Álvarez y Juanjo Mánez, los creativos de Malne, trajeron una propuesta dedicada a la transgresora Grace Jones. «Ella es femenina y fuerte, es la mujer Malne», asegura Álvarez. La colección hace justicia a la diva por su uso atrevido del color, sus minifaldas de infarto y sus vestidos estructurados. Finalmente, Roberto Diz se suma a ese anhelo por el pasado al presentar diseños que refuerzan un ideal femenino que recuerda a las «glamazons» de Thierry Mugler. «Es una colección sobre el empoderamiento femenino, dedicada a la mujer que no tiene miedo a nada», afirma el modisto. Por eso sus prendas, en tonos otoñales como el borgoña y el azul marino, resplandecen con tonos metálicos que recuerdan a las armaduras medievales.

Y como esta industria se mueve gracias a las colaboraciones entre mentes creativas, no es ninguna sorpresa que dos de las colecciones presentadas el jueves hayan sido fruto justamente de la conjunción de ideas. Es el caso de Ulises Mérida, cuya colección Vals –llamada así porque sus piezas buscan recrear el movimiento y la armonía de las coreografías de este baile– es fruto de la combinación de la moda de autor por la que se le conoce y las piezas de artesanía de diversos creadores nacionales. La firma favorita de «influencers» y actrices, The Extreme Collection, presentó igualmente una colección cápsula fruto de una colaboración con Pelayo Díaz que Jorge García Magariños, fundador de la marca, describe como «la pura esencia de la sastrería de nuestra firma combinada con el diseño transgresor de Pelayo».

Por su parte, el toque romántico lo puso Mounia Tazi, que creó especialmente para esta pasarela cuatro «looks» de novia espectaculares: caftanes bordados a manos en rosa y amarillo pastel, aunque también el clásico blanco con pedrería en plata, y cuyas siluetas vaporosas se ceñían en la cintura con elegantes cinturones. El cierre del espectáculo estuvo a cargo de Hawkers, que añadió al carrusel final un aire «cool» al combinar los «looks» de los diseñadores con las más populares y novedosas de su amplia variedad de gafas.

Bulerías y clásicos franceses

Marina Carmona amenizó el desfile con sus versiones de temas clásicos como «La vie en rose» y «Billy Jean», que fusionó con ritmos de bulería, flamenco y rumba. La hija de Antonio Carmona lució un mini vestido negro de Benjamin Friman y aprovechó para contarnos que después de «Telarañas», su primer single, ahora está grabando un nuevo álbum, que describe como «una fusión de flamenco y sonidos urbanos, de ahora, pero con letras muy clásicas que cuentan historias de lo que he vivido. Son temas románticos, como soy yo», asegura la artista.

Publicidad