Siete consejos (de experto) para cuidar tu piel en la nieve

Pese a lo que podrías pensar, no solo el frío puede ser tu enemigo en este deporte.

Si estás pensando en escaparte este fin de semana a practicar esquí o snowboard junto a tus amigos o familiares hay algo que debes tener muy en cuenta. De la misma manera que ponemos especial atención en la ropa y accesorios que deben acompañarnos a la hora de ejercer estos denominados deportes blancos para evitar pasar frío o que la nieve llegue a nuestro cuerpo, también deberíamos hacerlo con el cuidado de la piel. Y es que pese a lo que podríamos llegar a pensar en un primer momento, no son solo las bajas temperaturas a las que nos enfrentamos lo que pueden resultar dañinas tanto para el rostro, las manos o los pies, sino otros factores como la radiación solar o incluso el viento.

Por ello, la farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia, nos da las claves para mantener la piel en las mejores condiciones tanto antes, como durante o después de esquiar. Siete consejos muy específicos para no tener que preocuparte mientras practicas estos deportes tan apasionantes. Toma nota.

1. Una piel bien hidratada nos ayudará a que esté más protegida en la montaña. Así que, por la mañana, después de hacer la limpieza, aconsejo usar un sérum antioxidante como vitamina C o ácido ferúlico, crema hidratante facial, contorno de ojos y, finalmente, un fotoprotector de 50, y mejor con filtros minerales porque tienen más resistencia. (Es aconsejable aplicarlo media hora antes de la exposición para que el rostro esté protegido)

2. Prestar especial atención a los labios, porque también pueden sufrir quemaduras. Así que es necesario aplicar un protector labial con filtro solar.

3. Cada dos horas reaplicar la fotoprotección tanto en el rostro como en los labios.

4. Después de un día en la nieve, es fundamental limpiar bien el rostro para eliminar los restos de los filtros solares y, a continuación, aplicar una crema hidratante.

5. En pieles sensibles, con rosácea, dermatitis u otra patología, usar cremas hidratantes reparadoras que ayuden a evitar la deshidratación.

6. En caso de quemadura, acudir a un dermatólogo para que valore el alcance de la lesión y el mejor tratamiento a seguir.

7. Es importante también hidratar la piel de las manos antes y después, con una crema hidratante, ya que, aunque se tienen que llevar guantes, es una piel que puede sufrir mucho con las bajas temperaturas.