¿Sabes qué ingrediente se está agotando durante esta cuarentena en España?

Es el nuevo papel higiénico en los supermercados españoles.

La levadura es el nuevo papel higiénico.
La levadura es el nuevo papel higiénico.Unsplash (nombre del dueño)

Si una cosa está clara con esta crisis por coronavirus en España, es que se están creando nuevos trends alimentarios, y que nos están mostrando de alguna u otra forma como estamos evolucionando a nivel alimentario en estas semanas.

Si los primeros días era casi imposible hacerse con unos rollos de papel higiénico, la cosa ha cambiado, y en el nuevo podio de oro de los supermercados se encuentra ahora la levadura. ¡Ojo!, y en todas sus formas, porque en los estantes ya no queda ni la química (el bicarbonato de sodio para que los bizcochos queden esponjosos) ni tampoco la panificable, ya sea fresca (la que tiene forma de cubitos que encontrábamos en las limpiezas al fondo de la nevera) o la seca activa, que es la misma que la anterior pero seca.

La fiebre por la levadura durante esta cuarentena.
La fiebre por la levadura durante esta cuarentena.Kari Shea (nombre del dueño)

Y entre tanto bizcocho y panes caseros, como nutricionista me rondan en la cabeza varias cosas:

Primero de todo, creo que ha tenido que llegar una pandemia mundial para que volvamos a nuestros orígenes (lo cual me alegra, todo sea dicho). Antes agarrábamos un bizcocho ultraprocesado de las estanterías del super y lo metíamos en nuestro carro sin más, ni nos parábamos a pensar que entre los ingredientes para hacerlo hacia falta levadura. Ahora en cambio, vamos con nuestra lista preparada pensando en qué ingredientes lleva ese bizcocho o ese pan, y por fin hemos hecho el ejercicio de parar y realmente “entender” lo que estamos comiendo. Este es el principio de una buena amistad, la amistad con lo que comemos.

Por otra parte, nos enfrentamos al hecho de llegar a la tienda o al super y que no quede aquello que íbamos a poner en nuestra elaboración casera. Así que, de nuevo, como nutricionista, veo una gran oportunidad (más que un problema) para cambiar las cosas: ¡seamos creativos! Atrevámonos a cambiar ingredientes menos saludables (como harinas blancas, azúcar, mantequilla) por otros más sanos (harinas completas o integrales, frutas, aceite de oliva virgen extra), os aseguro que los ingredientes saludables se suelen acabar con menos frecuencia que los otros.

Bueno, y ya fuera de tecnicismos, y hablando de forma personal, creo que hacer un bizcocho casero o un pan, representa una forma de tratar de superar este momento a nivel emocional muy válida. Nos hace conectarnos de forma consciente con lo que cocinamos, y sobre todo, nos une a quien se lo estamos cocinando, como una ofrenda de cariño. Para las personas que están solas, también es una forma de no “encallarse” en los alimentos hedónicos (aquellos que consumimos de forma compulsiva) y elaborar algo con mucha más sustancia y de la que sentirnos orgullosos.

Así que, ¡Sí!, apoyo la bizcochoterapia como animal de compañía, eso sí, con ingredientes sanos, el resultado es igual de bueno.

-------------------------------------------------------

Estefanía Mata de las Heras

Nutricionista integrativa, Maestra en Mtc y Coach emocional

www.estefaniamata.com