Malena Costa nos arranca una sonrisa con su nuevo TikTok (pero el de Mario Suárez es aún mejor)

La red social no deja de ganar adeptos y nos hace pasar buenos momentos.

@malenacosta7

Malena Costa ha subido un nuevo vídeo a su recién estrenada cuenta de TikTok, la red social que más adeptos está consiguiendo durante esta cuarentena por coronavirus. La modelo ha protagonizado un graciosísimo vídeo junto a su marido, el jugador de fútbol Mario Suárez. La canción que han escogido es “Wow you can really dance” y el toque de humor que le han puesto con su actitud y el atuendo de Suárez nos ha arrancado una sonrisa. La caja de comentarios del clip en Instagram se ha inundado de carcajadas y comentarios del tipo “sois grandes”.

¡Pero espera! Si el vídeo te ha hecho sonreír y, como advierte Malena, ha logrado instalar en tu cabeza la pegadiza cancioncita, el siguiente remata la faena. En la cuenta de Instagram de Mario Suárez hemos encontrado esta otra versión en la que no son dos los bailarines sino cuatro. No sabemos si reír o dejar que se nos caiga la baba pero lo que tenemos claro es que esta segunda coreografía nos fascina.

Ver esta publicación en Instagram

🤣🤣🤣🤣

Una publicación compartida de Mario Suárez (@mariosuarez4) el

¡Por cierto!, hemos podido comprobar que “la casa de papel” particular de Matilda, la hija de la pareja, sobrevive en el salón. La tiene algo apartada, eso sí, y a juzgar por los últimos vídeos que la modelo ha subido a su perfil de Instagram a través de Stories, es muy posible que ya se haya cansado de ella. “No quiero estar en casa todos los días, quiero ir al parque”, dice la pequeña. Y Malena, que irónicamente escribe bajo el vídeo “no os preocupéis niños, que pronto hacemos excursión chachi a Mercadona”, le responde “pero si estáis jugando todo el día”. “Pero aquí nos aburrimos”, insiste la niña. “¿Vamos al cole?”, pregunta su madre. Entonces, con cara de pilla, la peque, que es muy lista, dice: “no, al cole no, queremos ir al parque”. ¡No sabe, ni nada! Pero que no nos engañe: tenemos las pruebas de que en casa de los Suárez Costa el aburrimiento no existe.