Yoga para activar nuestro guerrero interno: el sistema inmune

Con los consejos de la yogui Macarena Cutillas de Californian Hot Yoga

¿Has oído hablar del prana? Es un término que se refiere en yoga al sistema nervioso. Este, como la columna vertebral, es uno de los focos de toda práctica. Por medio de esta disciplina no solo logramos una mejora física sino que además reforzamos nuestro sistema inmunitario y esto, en el escenario que atravesamos, es, más que nunca, esencial. Macarena Cutillas, Profesora de Yoga y Directora de Californian Hot Yoga en Madrid asegura que “estar mucho tiempo en casa con un virus acechándonos, puede bajar nuestras defensas”. Asegura que, para que el sistema nervioso funcione no solo tenemos que estar descansados, bien nutridos y con los músculos liberados, sino que la parte mental debe estar equilibrada. “Con tus pensamientos puedes crearte una enfermedad letal o iluminarte”, asegura la experta. “Las emociones y los pensamientos impactan directamente en nuestro prana o sistema nervioso”, afirma.

Cutillas nos cuenta que el chakra corazón está en el centro de nuestro pecho y se asocia a las defensas de nuestro organismo porque es donde se encuentra la glándula Timo, que se aloja en el esternón y es la última responsable del sistema inmune. “Quien tiene esta zona del cuerpo bloqueada posee deprimido el sistema inmunológico perdiendo la protección ante contaminantes del agua, alimentos y aire”, comenta Macarena. Así, la profesora nos ofrece los siguientes consejos para desbloquear la glándula timo y reforzar nuestro prana. Son tips que hemos ordenado de mayor a menor. De manera que podrás poner en práctica uno u otro en función del tiempo que tengas.

  • Toca el esternón varias veces al día dando unos pequeños golpecitos sobre el esternón.
  • Siéntate en silencio con ojos cerrados y relájate. Céntrate en escuchar los sonidos de tu alrededor.
  • Practica una secuencia de asanas (posturas de yoga) para desbloquear toda la energía que ahora podemos tener estancada en esta zona.

Si te ves en disposición de hacer la secuencia completa que propone Macarena (piensa que el tiempo es de goma y todo es cuestión de prioridades) estas son las posturas que tienes que llevar a cabo:

  • Postura de esfinge (Salamba Bhujangasana): esta postura es altamente terapéutica para el sistema nervioso y es maravillosa para combatir la ansiedad y la depresión. Es una postura que energiza y calma la mente porque abre el espacio donde se aloja la glándula Timo. Para llevar a cabo esta postura solo tienes que tumbarte sobre el estómago y extender las manos hacia delante, doblando los codos hasta que estén debajo de los hombros, relaja los glúteos y, mientras, levanta el cuello. Permite que el cuerpo se relaje en esta postura restauradora, inhalando por la nariz y exhalando por la boca.
  • Pose de silla girada (Parivrtta Utkatasana): las posturas de torsión en el yoga son excelentes para la salud general del cuerpo. La postura giratoria de la silla, en particular, ofrece exprimir aún más profundo los riñones y los órganos digestivos, lo que resulta en una desintoxicación interna. Si quieres poner en práctica esta postura todo lo que tienes que hacer es colocar las palmas de las manos juntas y usar los codos contra los muslos para profundizar el giro y liberarlo con la respiración. Encuentra la quietud de tus piernas y trata de relajarte.
  • Extensiones hacia atrás de pie (Anuvittasana) o de rodillas (ustrasana): las extensiones hacia atrás son específicamente desintoxicantes para las glándulas suprarrenales, que pueden exasperarse debido al estrés. Una inclinación hacia atrás es una versión modificada de la postura del camello, y es particularmente útil para abrir el sistema respiratorio. Durante las temporadas de frío o de estrés, usamos las inclinaciones hacia atrás para fortalecer los pulmones y mantener el conducto nasal abierto para respirar. Para hacer una extensión hacia atrás te puedes colocar de pie o de rodillas. Después eleva el esternón y coloca las manos en la espalda. Baja directamente encima de los glúteos. Inhala y permite que el cuerpo se levante y se extienda hacia atrás. Realiza unas cuantas respiraciones profundas y sube lentamente para no marearte.
  • Bebé feliz (Ananda Balasana): Happy Baby es una pose fantástica para relajar la mente y eliminar las toxinas. También estimula los riñones y la digestión. La sensación de apertura profunda de la cadera mientras estás acostado sobre la espalda es una forma muy terapéutica y sin confrontaciones para relajar el cuerpo pues solemos acumular mucha tensión en las caderas. Para llevar a cabo esta postura solo tienes que relajar las caderas hacia abajo para permitir la rotación externa y dejar que se abran las piernas. El movimiento de balanceo de lado a lado puede profundizar aún más tanto la pose como sus beneficios.

Como dice Macarena Cutillas "todos poseemos un guerrero interno, que es más fuerte y más grande que todo lo que pueda ocurrir fuera”. Por eso, según la experta, es esencial recordar que cuanto más cambios y vaivenes se nos presentan, más debemos mirar hacia adentro. “En entender eso reside nuestra grandeza”, sostiene.