Cómo cambiar tu cuerpo en tres minutos al día (incluso si tienes más de 40)

Es posible gracias al método de "la reina del ajuste corporal".

Existen cantidad de métodos que prometen hacernos adelgazar en tiempo récord. Hacer que dejemos de sentirnos hinchadas y que nos liberemos por fin de los dolores musculares. Sin embargo, lo cierto es que nunca antes habíamos escuchado hablar de uno que partiera del desbloqueo de las articulaciones para terminar con la rigidez muscular y hacernos conseguir una figura más esbelta. Si quieres cambiar tu cuerpo en tres minutos al día (incluso si tienes más de 40 años), tienes que saber que es posible.

Yoko Mizoguchi, más conocida como “la reina del ajuste corporal”, es una exbailarina y profesora de pilates japonesa que confía en la efectividad de escuchar al cuerpo y comprender sus necesidades. La instructora ha combinado el yoga, el pilates y el ballet para crear ejercicios sencillos y rápidos que desbloqueen sobre todo las articulaciones de las caderas y la pelvis para reajustar el cuerpo y hacernos recuperar la flexibilidad. El objetivo es que seamos capaces de hacer movimientos elegantes y naturales pero, sobre todo, que dejemos de contraernos como consecuencia de la acumulación de tensión en nuestros músculos por el estrés del día a día. Así, lo esencial es equilibrar mediante posturas sencillas nuestro sistema nervioso teniendo siempre en cuenta cuál es nuestra armadura tipo. Sí, has leído bien. Según Mizoguchi, existen varios tipos de cuerpo o armaduras:

  • Armadura oxidada: trabaja en una oficina o mantiene la misma postura durante muchas horas.
  • Armadura fornida: hace ejercicio pero no pierde volumen. El cuerpo está musculoso y duro pero se cansa con facilidad.
  • Armadura estilizada: siempre se esfuerza por tener una figura estilizada. Mantiene una buena postura pero forzada. No le importa trabajar duro para ponerse en forma.
  • Armadura invisible: practica yoga, pilates o ballet. Tiene algún problema o ha sufrido alguna lesión.

Para cualquiera de estos cuerpos hay cinco ejercicios que resultan efectivos según el método de Mizoguchi. Toma nota:

  • Camina con los glúteos: mueve la cadera hacia la izquierda y la derecha como si dieras pasos con las nalgas y, después, lleva la pelvis hacia delante y hacia atrás. Con este ejercicio, desbloquearás las articulaciones de la pelvis y la movilidad de la cadera mejorará.
  • Rota los hombros: destensa las articulaciones de los hombros gracias a estos sencillos movimientos. Con este ejercicio, eliminarás la tensión entre el cuello y los hombros y reducirás la tortícolis.
  • Rota los omóplatos: relaja loos omópllatos para destensar la espalda.
  • Estimula los glúteos: cuando los glúteos están tensos, el rango de movimiento de las articulaciones de la cadera se reduce y tiran de la pelvis hacia abajo. Este paso consiste en masajear los glúteos con una pelota.
  • Estira los tobillos: una vez destenses los tobillos, caminarás con más elegancia. Además, este ejercicio ayuda a prevenir la acumulación de líquidos.

Todos estos ejercicios se pueden realizar en apenas tres minutos. Como sabes, la constancia es siempre la clave del éxito. ¿Te animas? Encontrarás las explicaciones completas en el libro Un cuerpo perfecto en tres minutos de Kitsune Books de venta en Amazon por 9,40 euros.