Asturias con otros ojos: los rincones que nadie conoce

Para disfrutar del paraíso como se merece.

“El jardín de Adán y Eva estaba en territorio Astur”. Lo dijo Melendi y no nos choca. Asturias tiene parajes tan singulares que no merece otra catalogación. Desafortunadamente, es un enclave en la Península cada vez más popular. Atrás quedaron los veranos sin excepción en el sur o la costa mediterránea. Los mercurios suben año a año y muchos deciden escapar “al fresco”. La masificación en ciertas zonas es ya un hecho pero hay lugares que aún no están demasiado concurridos. En este artículo te mostramos algunos de los rincones de Asturias que nadie conoce. Eso sí, para que Asturias siga presumiendo de su incuestionable belleza, te pedimos que los cuides como un tesoro, que los recorras, los disfrutes, los fotografíes y los recuerdes siempre pero que pienses en que, si algún día regresas, te gustaría volver a verlos de la misma manera.

Olla de San Vicente en el río Dobra

Si te apetece hacerte una buena ruta y terminar en un remanso de paz, tienes que visitar la Olla de San Vicente en el río Dobra. Se trata de una hermosa poza de aguas verdes, enclavada en la ribera del río Dobra y apta para el baño. Para llegar hasta ella recorreréis una senda arbolada de la que brota aire puro, humedad y olor a naturaleza. Al llegar podéis hacer un picnic a orillas del río. Es un plan que os llevará prácticamente el día entero y que recordaréis siempre. La Olla de San Vicente se encuentra en el concejo de Amieva y es famosa por el color verde esmeralda de sus aguas, con una profundidad que llega a los cinco metros. Para llegar a ella hay que salir de Cangas de Onís en dirección al puerto del Pontón.

Antigua mina de Llumeres

Para los amantes de la fotografía, la antigua mina de Llumeres es un spot obligado. Está situado en el límite entre las parroquias de Viodo y Bañugues, en el concejo de Gozón. Es un enclave considerado ya Patrimonio Cultural del Principado de Asturias. Esta mina cerró sus puertas en 1967 pero llegó a producir en su momento de máximo esplendor 86 mil toneladas de hierro. Hoy, la mina forma parte de un espacio protegido de más de 15 hectáreas. Visitar este lugar es echar la vista atrás y activar el modo nostalgia para repasar la historia del Cabu Peñes (Cabo de Peñas). Esté nublado o haga sol, este es un paraje que desprende magia.

Güeyu de Peña Mea

Puede que este sea uno de los puntos más instagrameables de nuestra lista. Güeyu significa “ojo” en bable, el dialecto del paraíso astur. El güeyu de Peña Mea (ojo de Peña Mea), nos ofrece unas vistas espectaculares y nos obliga con sus pétreas formas a mirar más allá. No es la montaña más alta pero su singularidad y lo cerca que se encuentra de Oviedo, Gijón y Avilés la han hecho popular entre los montañeros. No tanto para el turista medio y es por eso por lo que hemos querido incluirla en esta lista. No puedes dejar de visitar este lugar.

Cascada De Xiblu

¿Sabías que en Asturias hay un lugar muy balinés? Este año viajar a Indonesia se nos ha complicado un poquito pero no tenemos que preocuparnos en absoluto porque en nuestro paraíso natural tenemos lugares idílicos. Uno de ellos es la cascada De Xiblu, una de las cascadas más espectaculares de todo Asturias. Se encuentra en la comarca de Teverga y dentro del Parque de las Ubiñas y la Mesa. Para llegar hasta ella hay que hacer una ruta de aproximadamente nueve kilómetros sin demasiado desnivel. De hecho es un sendero que puedes recorrer sin problema con niños pequeños. ¡No te lo puedes perder!

El chiringuito de la playa de La Espasa

Ver esta publicación en Instagram

🌴Life is way too short for bad vibes. #playamadre

Una publicación compartida de Playa Madre (@playa.madre) el

Para comer, para cenar, para tomarte un café con los primeros rayos de sol de la mañana o un gin tonic al atardecer. Cualquier excusa es buena para visitar Playa Madre en La Espasa. Por la tarde noche además hay música en directo así que no puede haber mejor plan que unas olas de última hora, sudadera y un poco de chill y buenrollismo. El ambiente que se respira en las cabañas de La Espasa es único y las luces al anochecer, que dan un toque cálido al escenario, te incitarán a pedir una ronda más. La Espasa divide los términos municipales de Caravia y Colunga, en Asturias, por lo que un trocito de playa corresponde al concejo de Colunga y el resto al de Caravia.

¿Cuál de estos lugares visitarás primero en la Patria Querida?