Cómo retomar el ejercicio según un experto: ¿por qué ejercicios hay que empezar?

Con septiembre, llega la vuelta a la rutina deportiva pero ¿sabes cómo afrontarla?

Un septiembre anómalo, desconcertante pero un septiembre al fin y al cabo. Este mes toca retomar la rutina, los buenos hábitos, el orden en nuestras comidas y el descanso. Es posible que hayas decidido regresar al gimnasio pero ¿sabes cómo reiniciar la actividad física para sacarle partido, no lesionarte y lograr tus objetivos a corto y largo plazo? No nos sirve esta respuesta: poco a poco. Entonces, ¿cómo? ¿mejor con cardio, con fuerza, con ambas cosas? Hemos hablado con el entrenador personal, fundador y director del centro DICAfit, Álvaro Díaz Carazo. Ahora sabemos cómo retomar el ejercicio según un experto.

“Tan importante es la práctica del deporte como como la prevención de riesgos durante el desempeño del mismo”, comienza diciendo el instructor. “Volver de un estilo de vida sedentario mantenido en el tiempo, y pretender enmendar las adaptaciones que se han producido en éste en cuestión de días, puede conllevar en el mejor de los casos, una lesión que nos lleve a prolongar la inactividad”, nos explica. Señala que la progresión es importante y más si nuestra salud depende de ella. Pero, en la práctica ¿qué deberíamos hacer para cumplir con los requisitos de Álvaro para un correcto regreso?

Los ejercicios que conviene hacer en septiembre

“En las primeras semanas de entrenamiento tras las vacaciones el nivel de estrés a ofrecer a nuestro cuerpo debe oscilar entre el 35%-50%, procurando desarrollar movimientos de un amplio rango articular en el que sobre todo prevalezca el control”, explica Carazo. Nos comenta asimismo que septiembre es un buen momento para trabajar la coordinación, el equilibrio, la elasticidad, la fuerza isométrica y la resistencia, de manera que progresivamente nos vayamos adentrando en lo que sin duda es la clave de todo, la fuerza.

Para terminar, el entrenador nos ha advertido de que cuando las temperaturas bajan es recomendable abrigarse tras el ejercicio y no fiarse de las sensaciones termogénicas, que nada tienen que ver, con la temperatura real. Ahora más que nunca este es un aspecto que, sobre todo si entrenamos al aire libre, tenemos que cuidar.

Seguir los consejos del entrenador y conocer en qué punto se encuentra nuestro cuerpo en función del tiempo que hayamos dejado de entrenar, son factores que sin duda nos motivarán para regresar al gimnasio. ¡Dale duro!