Agua con gas: lo último en limpieza facial

Es el secreto de las coreanas para exfoliar e iluminar. ¡Te lo contamos todo sobre este método!

Tener luminosidad extra en nuestro rostro o que nuestra piel luzca un poquito más joven de lo que en realidad es son dos de los objetivos a conseguir de toda que cuide su tez. Hemos escuchado hablar del secreto de belleza de todas las coreanas y nos hemos quedado boquiabiertas pensando en la locura que puede resultar lavarse la cara con agua carbonatada, el agua con gas de toda la vida. Y a pesar de que parezca una idea descabellada no sólo exfolia, limpia y provoca una mayor oxigenación si no que incluso la piel estará mucho más firme. Te lo aseguramos. Lucir un cutis perfecto está más cerca de lo que creíamos.

Manual de uso de la limpieza facial con agua con gas

En el templo de las tendencias beauty más punteras nos hemos topado con esta acción para limpiar la piel en la que tenemos que tener en cuenta:

  • Antes de irte a dormir. Esta limpieza la haremos sólo por las noches
  • En pieles grasas podremos realizar este método a diario En el resto de pieles sólo una o dos veces por semana ya que podría dar lugar a irritaciones
  • Sumergiendo la cara (ya desmaquillada) en un cuenco con agua carbonatada
  • Con un disco de algodón pasándolo suavemente por el rostro

Los beneficios

Todo viene por su composición y el ácido carbónico. Sirve como una mini exfoliación para pieles sensibles pero sólo podremos recurrir a ella de forma puntual. Sí es mucho más recomendable para pieles grasas o que padezcan de acné nocturno porque ayuda a rebajar la cantidad de sebo y limpia el exceso.

Cuando sumergimos la cara en el bol con el líquido vemos como el gas intenta escapar del agua y es precisamente eso lo que produce una presión con una limpieza en profundidad eliminado toxinas, bacterias y suciedad del rostro. Además despierta la circulación de sangre en el rostro. También tiene calcio que estimula la creación del colágeno y que es sinónimo de firmeza en la piel.

Y ya por último, hidrata. Te pensarás que estamos absolutamente locas pero lo cierto es que el agua con cal (que tenemos que usar cuando nos duchamos o nos lavamos la cara por las mañanas) reseca bastante la piel. El agua carbonatada no tiene cal por lo que nutre y no deshidrata.

¿Te atreves a probarlo para conseguir una piel radiante? ¡Los resultados son increíbles! Corre al supermercado a comprar este tipo de agua pero ¡ojo!, no sirve ningún otro tipo de bebida con burbujas, sólo agua con gas.