Estos son los errores que estás cometiendo al desmaquillarte y no te habías dado cuenta

Puede que lleves años repitiendo esta fórmula.

fleur kaan @fleuraimeekaan para Unsplashfleur kaan @fleuraimeekaan para Unsplash

Todos los expertos coinciden en que la base para mantener el rostro firme y saludable con el paso de los años está en la limpieza facial. Seguir una buena rutina es clave para que con el tiempo tu cutis se vea impecable, libre de imperfecciones y signos de la edad. “La limpieza es importante, tanto si te maquillas como si no lo haces, para eliminar los restos de los productos, así como las partículas de contaminación, el sudor y la suciedad que la piel acumula. Si tu piel no está limpia no podrá estar luminosa, hidratada y radiante. Además, aplicar cremas y cualquier producto sobre una piel sucia hará que pierdan eficacia”, apunta la farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia y experta en dermocosmética.

Puede parecer algo sencillo pero no lo es, probablemente sin darte cuenta estés cometiendo errores mínimos cuyas consecuencias pueden ser realmente dañinas. Desde los productos elegidos hasta el tiempo que dedicamos a desmaquillarnos, todo tiene importancia. Esto es lo que estás haciendo mal, según apunta Escalante.

Park Street @parkstreet para UnsplashPark Street @parkstreet para Unsplash
Frotar la piel muy fuerte

¿Es tu caso? Es un error muy habitual, sobre todo en aquellas mujeres con pieles grasas, queremos el sebo de forma rápida y optamos por frotar demasiado fuerte y lo único que conseguimos es un efecto rebote. Lo mismo sucede a la hora de secar, el paso final, también es clave hacerlo a pequeños toques evitando cualquier fuerza excesiva.

Uso de agua muy fría o muy caliente

La clave es el agua templada a la hora de lavarnos la cara. Tanto el agua caliente como el agua muy fría pueden dañar la piel, provocando sequedad, irritaciones, etc. En definitiva, debemos evitar los extremos.

Abusar de las toallitas desmaquillantes

No está mal utilizarlas en determinadas situaciones, son prácticas y realmente cómodas, lo que no conviene es abusar de ellas. A diario es más conveniente optar por geles y limpiadores.

Olvidarte del tónico

Más allá de eliminar los restos de maquillaje o del producto limpiador que utilices, el tónico ayuda a equilibrar el pH de la piel. En general el pH del agua no es el mismo que el de tu piel, lo que puede provocar una sensación de incomodidad y tirantez después de la limpieza, si incluimos el tónico en nuestra rutina lograremos revolverle el confort a la piel y equilibrar.