¿Se puede descongelar un alimento en el trayecto del supermercado a casa?

Sanidad recomienda que el trayecto entre el supermercado y nuestro hogar no dure más de una hora tras haber comprado un producto congelado

Alimentos congelados en el supermercadoPixabay

Los alimentos congelados y refrigerados deben conservarse en el congelador y en la nevera respectivamente ya que las bajas temperaturas que proporcionan ambos electrodomésticos frenan o detienen el crecimiento de microrganismos. Las temperaturas adecuadas para conservar los alimentos son -18 grados en el congelador y entre 5 y 8 grados en la nevera (la carne y el pescado deben estar en la parte más fría ya que se recomienda una temperatura de conservación de entre 1 y 4 grados).

Cuando compramos un producto congelado en el supermercado, debemos seguir los consejos que da el Ministerio de Sanidad y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) para evitar que se descongele durante el trayecto desde el supermercado hasta casa y no podamos volver a congelarlos. Nunca se debe congelar de nuevo un alimento que se ha descongelado (solo se puede volver a congelar si se ha cocinado).

Tanto Sanidad como la OCU explican que debemos fijarnos en las cámaras frigoríficas donde se encuentran los alimentos: estas tienen que tener un termómetro visible en el que debe poner la temperatura que hay en su interior, que no será superior a -18 grados. Además, el producto debe estar totalmente rígido y el embalaje en perfecto estado, bien cerrado y sin escarcha.

Cuando vayamos a hacer la compra, los productos congelados deben cogerse al final. De este modo, estarán el menor tiempo posible a temperatura ambiente. También recomiendan el uso de bolsas isotérmicas para el traslado de estos productos al hogar y para evitar que se rompa la cadena del frío. Cabe destacar que en el interior de la bolsa isotérmica no se debe poner ningún otro alimento junto con los congelados, para no elevar su temperatura.

Concretamente, el Ministerio de Sanidad explica, en su guía ‘ABC del frío y de la congelación’, que el trayecto entre el supermercado y nuestro hogar no debe durar más de una hora. Una vez en casa, se debe introducir sin demora los productos congelados en el congelador, metiendo primeros los comprados con anterioridad.

¿Cómo hay que descongelar un alimento?

La forma más segura (y la más lenta) para descongelar un alimento es meterlo en la nevera ya que, a temperaturas de refrigeración, el crecimiento de las bacterias es muy lento. A temperatura ambiente pueden crecer bacterias en su interior.