Vanesa Lorenzo: de “no sentir la llamada de la maternidad” a practicar yoga con sus hijas

Una conversación con la modelo, desde la serenidad y la calma.

Vanesa Lorenzo nos saluda una tarde lluviosa desde el otro lado de la pantalla. Inmersa en una sesión de fotos que tras horas de trabajo casi toca su fin, se abriga para sentarse a charlar con nosotros, se coloca sus gafas de pasta estilo retro y presume de una sonrisa infinita enmarcada por un labial rojo intenso.

Crecer juntos es el título de la segunda publicación de la modelo Vanesa Lorenzo. Un libro escrito desde la calma y el pensamiento reposado del confinamiento. Un manual concebido hace ya tres años al que la cuarentena ha brindado la posibilidad de tomar forma sobre el papel. Tras el éxito cosechado por Yoga, un estilo de vida, Vanesa Lorenzo cuenta desde su experiencia y por medio de prácticos ejemplos cuáles son los beneficios del yoga para niños y la disciplina positiva.

Le preguntamos por su libro. Por el humilde tono de su redacción. “Enseño desde el aprendizaje porque no me siento con la legitimidad de ser maestra. Para mi era muy importante tener el apoyo de una psicóloga infantil y de una profesora de yoga”, nos explica. Reconoce que nunca ha sido una mujer con “una llamada a la maternidad muy fuerte”. “Nunca tuve ese deseo de ser madre pero a raíz de conocer a mi pareja nació como un proyecto en común que merecía la pena y despertó esas ganas de ser madre”, cuenta en exclusiva a Lifestyle. “

Crear una familia es más complejo que ser madre”, apuntala. Y nos explica que, a su entender “crear una familia es construir un hogar y hacer que haya una buena convivencia”. La herramienta fundamental de la modelo y su pareja, el futbolista Carles Puyol, es la disciplina positiva.

Disciplina positiva: ¿qué es y cómo se aplica?

El principio básico de la disciplina positiva es, según Lorenzo, la comunicación y el lenguaje. No se habla de obedecer sino de hacer un pacto. No se habla de castigos sino de consecuencias. Pero llevar a cabo esta fórmula educativa no siempre es sencillo. “Este fin de semana yo había pactado con mis hijas unos horarios para ver los dibujos. Se saltaron el pacto y les dije que lo habían roto y que yo necesitaba confiar en ellas”, nos cuenta Vanesa Lorenzo a modo anecdótico. "Le dije a Manuela, “lo siento pero has roto el pacto y vamos a valorar cuándo puedes volver a ver la televisión” y ella me respondió “ya mamá pero tú me has enseñado que hay que dar segundas oportunidades”. Vanesa Lorenzo ríe. ¡Manuela ha salido lista! Pero su respuesta denota que comprende en qué consiste un pacto.

Yoga para niños

“Para los niños gestionar las emociones a partir de la respiración no es sencillo”, comienza reconociendo Vanesa Lorenzo preguntada por cómo ha conseguido que sus hijas empiecen con ella a practicar yoga. “Ellos imitan lo que ven y es alucinante la capacidad que tienen de asimilar conceptos que a los adultos nos parecen mas difíciles”, sostiene. “Si yo les digo a mis hijas que estoy nerviosa y que necesito irme un ratito a respirar para calmarme, ellas se dan cuenta de que la respiración es una herramienta”, comenta. “Me hubiera gustado practicar yoga de pequeña”, confiesa. Y reconoce que aprende mucho de la creatividad de sus hijas.

¿Cómo leer el libro de Vanesa Lorenzo?

Vanesa Lorenzo recomienda leer este libro como una novela para después recurrir a él a modo de manual. Confiesa que si "ahora si leyera este libro de primeras volvería a pensar “qué mal lo hago todo”. Pero considera que necesitamos desaprender ciertas cosas para volver a la esencia y transmitir lo verdaderamente importante. “Somos animales que necesitamos amor y contacto y es un fastidio que nos encontremos en la situación en la que nos encontramos. Creo que es necesario que en nuestro circulo cercano no perdamos las buenas costumbres”, apunta la modelo.

Vanesa Lorenzo no descarta hacer un libro sobre la adolescencia de sus hijas y reconoce que tiene dos guías en la mesilla de noche que la preparan para lo que viene". Tampoco le importaría hacer un libro sobre alimentación pues asegura que tiene mucha gente a su alrededor que podría ayudarla en este sentido. “Tengo dos amigas que son grandes nutricionistas y yo cada vez como mejor y me veo y me siento mejor y más fuerte”, nos cuenta. Con estos proyectos en mente y su inapagable sonrisa, aun agotada después de una larga jornada Vanesa Lorenzo se despide de nosotros desde la calma. Desde la serenidad que como estado mental natural le han transferido precisamente el yoga y la disciplina positiva.