Minifalda: el gran aliado de las mujeres que miden menos de 1,60 para presumir de piernas

Una vez sumes una a tu armario no querrás dejar de llevarla.

Instagram @alexandrapereiraInstagram @alexandrapereira

No son milagrosas, pero lo parecen. Logran alargar y realzar nuestras piernas consiguiendo (visualmente hablando) esos centímetros de más que deseamos, sin olvidar que se trata de una tendencia atemporal, por encima de modas pasajeras o estaciones, siempre logran despuntar y seguir en primera línea. Hablamos de las minifaldas.

Desde su popularidad en los años 60, este tipo de diseño tan versátil y favorecedor ha logrado situarse como un imprescindible en el armario de cualquier mujer, sin importar edad o estilo. ¿Quién no ha llevado minifalda alguna vez? Una de las claves de su éxito, tal y como hemos mencionado con anterioridad, es que logra casi de manera inmediata alargar nuestra figura, de ahí que se haya convertido en el mejor aliado de las mujeres que no superan la media española.

Antes de nada cabe resaltar que no alcanzar el 1,60 m no es ningún drama, al igual que aquellas que están por encima de esta altura se apoyan en otro tipo de prendas y accesorios para presumir de silueta, las mujeres bajitas hacen lo propio con las faldas mini. Es cuestión de conocer nuestro cuerpo y jugar con la moda para potenciar nuestros puntos fuertes. Importante: no debemos renunciar a nada sino poner en marcha tips y consejos de expertos y llevar todo a nuestro terreno.

Las posibilidades para llevarlas son infinitas sobre el asfalto son múltiples, desde combinaciones casual con zapatillas o botas hasta las opciones más elegantes de la mano de stilettos, estos últimos con un resultado de eficacia del 100%. Y es que lejos de lo que podíamos imaginar hace algunos años, este tipo de faldas no solo son propias para los meses de sol, en invierno siguen siendo una pieza clave. Optar por diseños en pana, con estampado de cuadros, de punto o efecto cuero es nuestra solución. ¿A qué esperas para sumarlas a tu armario?