Cuidado del cabello: estas son las respuestas (de experto) a las cinco dudas más habituales

Ha llegado el momento de resolver las cuestiones clásicas sobre el pelo.

Lavar el pelo con agua fría, cortar las puntas las noches de luna lleva, utilizar bicarbonato o vinagre... Estas son solo algunos de las creencias sobre el cuidado del cabello que llevan décadas pasando de boca en boca, de generación en generación. Y ahora con las redes sociales, circulando a sus anchas. ¿Mito o realidad? Alberto Sanguino, Director de Educación de Llongueras, nos resuelve algunas de las dudas clásicas que tantos años llevan en nuestra cabeza.

1. ¿Existen champús milagrosos?

Cada vez son más los productos que aseguran tener múltiples beneficios para el cabello, entre ellos el champú de cebolla. Pero, ¿qué hay de verdad tras ellos? “Los champús son cosméticos que sirven para lavar el cabello. A veces ayudan a las patologías del cuero cabelludo, pero no tienen eficacia sobre el crecimiento, la caída del cabello o su prevención”, afirma Sanguino acabando con este “falso” mito.

2. Si me corto el pelo o me rapo, ¿crece el pelo más fuerte?

No importa la edad que tengas, es muy probable que hayas oído esto en algún momento y que, sin duda, lo hayas tenido en cuenta, pero nada más lejos de la realidad. “Lo que determina tanto la fuerza, como el groso como el color del cabello son cuestiones genéticas”, apunta el experto de Llongueras. “Cuando cortamos las puntas debilitadas, queda la parte sana del cabello, por lo que el efecto óptico es de un cabello más fuerte”, resalta.

3. ¿Debo aplicar mascarilla cada vez que me lavo el pelo?

Para esta cuestión, la frecuencia es vital, Anguino recomienda no hacerlo si lavas tu pelo cada día. “Pocos cabellos necesitan una nutrición a diario”, apunta. “Utilizar la mascarilla siempre que te lavas el cabello puede aportarle peso y un exceso de grasa”, resalta.

4. ¿El calor del secador potencia la caída del cabello?

“Si utilizas el secador evitando incidir en el cuero cabelludo con el mismo, el cabello no se caerá”, afirma Sanguino. “Ahora bien, si por el contrario, utilizas el secador para dar volumen o alisar un rizo que nace de la raíz, en estos casos, el secador se sitúa muy cerca del cuero cabelludo, por lo que sí que provoca que la raíz se debilite y por lo tanto, el cabello tenderá a caerse”, resalta.

Siempre que utilicemos gadgets de belleza es importante proteger el cabello, así como saber todo sobre ellos para evitar graves consecuencias.

5. ¿Es peligroso teñirse estando embarazada?

El miedo a que los químicos que conforman este tipo de productos sean perjudiciales para el bebé ha llevado a muchas a mujeres a dejar de lado los tintes durante esta etapa. Alberto Sanguino nos saca de dudas. “No existen estudios que indiquen que los actuales tintes afecten al feto. No hay una relación entre posibles problemas fetales y el tinte”, explica. “Si se trata de mechas, no habría problema ya que la cutícula del cabello está muerta por lo que el producto no pasa al folículo piloso. Y en el caso del tinte, la concentración de este que absorbe el cuero cabelludo es mínima como para llegar al torrente sanguíneo, atravesar la placenta y dañar al bebé”, apunta el experto.

Sin embargo, como consejo para todas aquellas que se encuentren en los primeros meses de gestación, Alberto recomienda evitar estos productos al principio, de no ser posible, por lo menos “espaciar el tiempo” entre ellos.