¿Quieres salvar tu relación después de una infidelidad?

Estos son los tips para volver a recuperar la confianza en tu pareja. La paciencia y el compromiso son claves para superar unos cuernos.

Recuperar la confianza tras una infidelidad es difícil pero no imposible
Recuperar la confianza tras una infidelidad es difícil pero no imposible

Cuando ocurre una infidelidad sientes como si el mundo se tambaleara bajo tus pies, y es que esta traición es como si un huracán devastase en segundos la relación que habíais construido ladrillo a ladrillo. Cuando descubres que tu pareja te ha sido infiel te sientes inferior, te baja la autoestima y hasta puedes llegar a pensar que la culpa ha sido tuya. Si tu pareja te ha fallado ¿qué no te puede llegar a pasar?.

Sin embargo, hay que huir de estos sentimientos negativos lo antes posible. Si existe arrepentimiento y amor, se puede recuperar la confianza en nuestra pareja, aunque es un camino largo y difícil. Salir fortalecidos de una situación tan extrema es posible, aunque dependerá de nuestros valores y límites personales.

Es normal sentir desconfianza cuando a una persona le confiesan o descubre que le han sido infiel, junto al miedo a una posible ruptura. Como si fuera un duelo, al shock inicial le seguirá la rabia, la sensación de haber sido traicionado y los deseos de revancha. No tardará en llegar la tristeza y los sentimientos de poca valía personal.

Afrontar una infidelidad causa bastante ansiedad por ambas partes, por la persona que lo ha descubierto y por la infiel, que suele sentirse bastante culpable y tener sentimientos de reproche. En una pareja ambas partes son responsables de cuidar la relación y muchas veces una infidelidad no es más que la guinda de una crisis que llevaba tiempo gestándose.

Hay veces que se es infiel por aburrimiento o por problemas más graves, o simplemente por sentir el subidón de saberse deseado y las ganas de vivir nuevas experiencias.

Recuperar la confianza

La confianza consiste en sentirte seguro con tu pareja, y precisamente, si no hay pactado que puedan entrar terceras personas y que la relación sea abierta, una infidelidad puede ser vivida como un terremoto de esta seguridad. Hay veces que hasta un matrimonio puede salir fortalecido de unos cuernos.

Sin embargo, no todo está perdido. Estos son algunos consejos para reconstruir la confianza:

Hay que tener paciencia y ser empático con la otra parte. El que ha sido infiel tiene que sentir arrepentimiento sincero y pedir perdón. La parte engañada tiene que estar dispuesta a perdonar, hecho que es más fácil de decir que de hacer. Ambos tienen que saber que hay que reconstruir la credibilidad, y ese es un proceso que no se consigue de la noche a la mañana. Hay que darse un tiempo para sanar y volver a confiar en uno mismo y en el otro.

Tienes que saber qué necesita tu pareja. A lo mejor es el momento de desarrollar la empatía y ponerte en la piel de la otra parte o quizá de abrir los ojos y darse cuenta que nunca te dará lo que tú necesitas.

No te metas prisa. Se necesita espacio y tiempo para llorar, discutir y hablar mucho sobre lo que ha pasado y los motivos por los que ha ocurrido. Es el momento de poner las cartas sobre la mesa y saber cuáles son los límites de cada uno.

Sed sinceros. A veces, por más que se intente, la persona engañada no puede escapar de esa espiral de celos y desconfianza en la que le ha zambullido su pareja. En ese caso, lo más sano mentalmente es cortar la relación. Por otra parte, la persona que ha engañado tiene que saber dentro de sí si va a querer seguir engañando o realmente tiene intención de ser fiel a su pareja.

Sed amorosos. El aprecio se demuestra día a día y con multitud de detalles. La atención y la comunicación para sabe las necesidades del otro son muy importantes en estos difíciles momentos. Cuando penséis que no estáis avanzando, recordad el amor que os unió en ese primer momento.

Acudid a terapia. Muchas veces lo mejor es ponerse en manos de un profesional que ayude a desbloquear los sentimientos negativos y emprender el camino de la reconstrucción sin rencores ni reproches.

Evitad actitudes negativas. Si una pareja decide continuar su relación trabajando la confianza, se aconseja esquivar comportamientos nocivos como:

  • Prohibir que se hagan ciertas cosas por celos
  • Intentar controlar a nuestra pareja
  • Recordad continuamente la infidelidad
  • Dejar de confiar en uno mismo y menospreciarse
  • Hacer preguntas dañinas sobre lo sucedido como rezaba Perales en su canción: ¿Y cómo es él? ¿a qué dedica el tiempo libre?.

Las relaciones plenas solo se pueden vivir desde la libertad. Si te sientes en deuda sobre el otro no eres libre, y si te sientes con derechos sobre el otro, tampoco. Es mejor estar solo que caer en relaciones tóxicas basadas en la dependencia y el sufrimiento.