Esta es la marca que firma los kimonos y caftanes que no paras de ver en Instagram

Desde Tamara Falcó, pasando por Paula Ordovás hasta la princesa Mette-Marit de Noruega han caído rendidas a los encantos de esta marca.

Los diseños de María de la Orden Studio
Los diseños de María de la Orden Studio@mariadelaordenstudio

A pesar de la pandemia, de los malos indicadores económicos y de que parece que ya está todo inventado, la empresaria María de la Orden es una de las pruebas vivientes de que cuando hay talento y una buena idea detrás las cosas funcionan. Es el caso de esta española afincada en París, que con dosis de elegancia y buen gusto ha conseguido convertir su firma en medio del panorama actual en un sinónimo de éxito. María de la Orden Studio nace del espíritu viajero de su fundadora y especialmente en la sastrería británica.

Gracias a sus viajes, María descubrió en cada país a artesanos y mujeres locales con sus conocimientos y experiencia específicos: cada prenda de vestir es confeccionada por una selección de fábricas reconocidas y conscientes de todo el mundo. Además, el uso de materias primas y patrones originales aporta un sello de singularidad y calidad duradera.

Son todas estas claves son las que ha convertido a esta firma en una de las favoritas entre influencers y expertas en moda, y especialmente los vestidos ligeros, con detalles románticos y de aire vintage como cuellos, volantes o nidos de abeja. Pero este verano, una prenda parece estar ganado terreno al vestido: los caftanes. Sus originales estampados y cuidados patrones, han convertido a esta prenda veraniega en algo mucho más que llevar para bajar a la playa o encima del bikini. Y es que son perfectos para lucir tanto chanclas como con alpargatas al caer la tarde.

Su precio, que raramente supera los 200 euros, los convierten en una opción de calidad pero accesible, demostrando así que muchas veces es mejor apostar por una prenda clave que no nos quitemos en todo el verano, que en varias que descartaremos una vez terminado el verano.

Además, María y Laura (la otra alma mater francesa detrás de la marca) han prestado especial atención a la fabricación de sus productos. Por ello no es de extraer que más de 2/3 de sus productos se fabrican en Europa. En España se confeccionan desde camisas, pantalones, kaftanes, chaquetas, etc. En Serbia, un taller familiar es el encargado de las camisas ahumadas, vestidos y sus famosos pantalones Chesnut. Sin salir de la Península, en Portugal, se encuentra la fábrica para los zapatos de cuero, en Perú la de sombreros y en Marruecos la de rafia. ¿Y los caftanes y kimonos? Especialmente en la India.

Esta firma suele realizar los viernes el lanzamiento a su web de nuevas propuestas, que te aconsejamos no pierdas de vista si no quieres quedarte sin ellas, ya que se han convertido en un básico de fondo de armario para aquellas mujeres que quieran invertir en prendas eternas.