Nos hemos puesto nostálgicas al ver “La Piscina” y ahora queremos un bañador blanco como el de Romy Schneider

La película que supuso todo un escándalo en la época acabó convirtiéndose en referente del estilo veraniego.

Romy Schneider, en "La Piscina"
Romy Schneider, en "La Piscina" FOTO: La Piscina Romy Schneider, en "La Piscina"

A nadie sorprende ya que haya películas (o más recientemente series) que marquen épocas. La estética de sus personajes, tanto su vestuario como peinado y maquillaje y a veces incluso hasta sus casa reflejan la sociedad del momento y muchas veces de una manera aspiracional e idealizada, por lo que no es de extrañar que sean muchos los que quieran emular ese ideal.

Quien no ha querido tiener un armario de zapatos como el de la María Antonieta de Sofía Coppola, un vestido negro como el Gyvenchy de Audrey Hepburn frente al mítico escaparate de Tiffany, o un peinado como el de Rachel de Friends. Pues esta querencia parece darse con mayor intensidad sobre todo cuando hablamos de películas antiguas y personajes míticos.

Bellezas de la época del Hollywood dorado como Elizabeth Taylor, Lauren Bacall o Sofía Loren consiguen atraparnos en sus películas por su estética vintage y su belleza sin artificios. Y si hay un cine que es experto en esto ese es el francés. Sus musas como Brigitte Bardot o Catherine Deneuve son el epítome del estilo de los años 60 y 70. Igual que otras dos musas (ninguna francesa de nacimiento pero si de adopción), Jane Birkin y Romy Schneider.

Verlas junto a Alian Delon en una película ya por sí supone todo un lujo para el espectador. Pero si encima el argumento se desarrolla en la idílica costa azul francesa (epicentro del lujo y del glamour especialmente en esos años) y en verano seguro que independientemente del argumento causará toda una sensación en taquilla.

Fotograma de "La Piscina" con Romy Schneider y Alain Delon
Fotograma de "La Piscina" con Romy Schneider y Alain Delon FOTO: La Piscina Fotograma de "La Piscina" con Romy Schneider y Alain Delon

Y es que las looks veraniegos a base de cuadros Vichy y crochet, los vestidos cortos, mini faldas... Conforman todo el imaginario de la moda de finales de los 60 en la época estival. Donde también la ropa de baño juega un papel aquí más que protagonista. Las claves están en bañadores y bikinis sencillos y monocolor, que realzan el cuerpo femenino sin necesidad de añadir nada. El blanco y el negro se convierten en los tonos más habituales. Por eso no es de extrañar ver a la protagonista, Romy Schneider, con varias prendas que cumplen estas características. Pero por encima de todo, su bañador blanco de una sola pieza ha supuesto la inspiración que necesitábamos para lo que queda de verano.

Bañador moldeador lazadas blanco, de Women’secret (23,99 euros)

Bañador moldeador lazadas blanco, de Women’secret
Bañador moldeador lazadas blanco, de Women’secret FOTO: Women’secret Bañador moldeador lazadas blanco, de Women’secret

Bañador Aquarelle, de Etam (260 euros)

Bañador Aquarelle, de Etam
Bañador Aquarelle, de Etam FOTO: Etam Bañador Aquarelle, de Etam

Bañador con abertura en el escote, de Roxy (79,99 euros)

Bañador con abertura en el escote, de Roxy
Bañador con abertura en el escote, de Roxy FOTO: Roxy Bañador con abertura en el escote, de Roxy

Bañador de copa grande en color marfil con escote cuadrado de terciopelo de canalé, de ASOS DESIGN (16,75 euros)

Bañador de copa grande en color marfil con escote cuadrado de terciopelo de canalé, de ASOS DESIGN
Bañador de copa grande en color marfil con escote cuadrado de terciopelo de canalé, de ASOS DESIGN FOTO: ASOS DESIGN Bañador de copa grande en color marfil con escote cuadrado de terciopelo de canalé, de ASOS DESIGN

Bañador asimétrico con aberturas, de Calvin Klein Swimwear (59,95 euros)

Bañador asimétrico con aberturas, de Calvin Klein Swimwear
Bañador asimétrico con aberturas, de Calvin Klein Swimwear FOTO: Calvin Klein Swimwear Bañador asimétrico con aberturas, de Calvin Klein Swimwear