La curiosa historia de los bolsillos pequeños de los vaqueros: ¿por qué están ahí?

Los pantalones vaqueros fueron creados en el siglo XIX por Jacob David y Levi Strauss

Bolsillo pequeño de un vaquero
Bolsillo pequeño de un vaqueroLa Razón

Los pantalones vaqueros son una prenda de vestir que nunca pasa de moda. Su origen se remonta al siglo XIX, concretamente a un 20 de mayo de 1873, y aquella creación marcaría un antes y un después en la historia de la moda.

Dos siglos más tardes, los vaqueros son los pantalones más utilizados en todo el mundo. Cada día, millones de personas se ponen sus vaqueros para completar su look. No existe prenda en el mundo que se utilice más que los vaqueros para vestir la parte del cuerpo que va desde la cintura hasta los pies.

Los responsables de aquella creación fueron Jacob Davis y Levi Strauss, fundador de la famosa marca de vaqueros que lleva su mismo nombre, quienes obtuvieron una patente estadounidense sobre el proceso de colocación de remaches en pantalones de trabajo masculinos por primera vez.

Un trabajador local pidió a Jacob que le fabricase un pantalón para trabajar que no se rompiese y se le ocurrió poner remaches de metal en los puntos de tensión, como las esquinas de los bolsillos y la base de la bragueta, elaborando una fórmula de éxito. Rápidamente, pensó en patentar este nuevo invento, asociándose con Levi, que era quien le había vendido la tela con la que se había fabricado el pantalón.

El bolsillo pequeño de los vaqueros: ¿para qué sirve?

Aunque actualmente existen innumerables tipos diferentes de vaqueros, por lo general todos llevan dos bolsillos en la parte delantero y otros dos bolsillos en la parte trasera. Además, suelen contar con un bolsillo pequeño en el interior del bolsillo delantero derecho.

Se trata de un bolsillo que se ha mantenido hasta nuestros días y que en sus orígenes, según contó la firma Levi Strauss & Co en una nota de prensa, fue creado para llevar los relojes de bolsillo típicos de la época. Estos relojes se caracterizaban por su pequeño tamaño y por llevar una cadenilla colgante metálica, que sujetaba el reloj, llamada leontina.

De este modo, fueron incluidos para proteger estos relojes de bolsillo ante golpes o caídas, evitando que se rompiesen. Este tipo de relojes ya han quedado casi como reliquias, pero el bolsillo pequeño sigue formando parte de los vaqueros fabricados hoy en día. Y es que actualmente se utilizan para guardar otro tipo de objetos de pequeñas dimensiones, tales como monedas, cerillas o tickets.