Rocío Osorno tiene el vestido cut-out que vas a querer esta primavera

Y es de una de nuestras marcas francesas favoritas.

Y es de una de nuestras marcas francesas favoritas
Y es de una de nuestras marcas francesas favoritas FOTO: @rocio0sorno

Una de las razones por la que más nos gusta la primavera es sin duda por poder lucir las mil y una opciones de vestidos que nos ofrece la moda. Y es que aunque se trata de una prenda que tiene presencia en nuestro armario durante todo el año, lo cierto es que es sobre todo en las épocas de calor cuando más luce. Primero porque el buen tiempo nos permite lucirlo son abrigo y en todo su esplendor. Y segundo porque la primavera y el verano nos dan el lujo de llevar tejidos mucho más favorecedores que las telas gruesas del invierno. Desde los modelos de punto tipo canalé como el que ha lucido recientemente Aitana hasta el ganchillo, una de las elecciones de Sara Carbonero.

Pero también entra en juego y mucho el diseño. Ya que mientras en los meses de frío los vestidos suelen tender hacia cuellos altos y mangas largas, en primavera las opciones se multiplican, pudiendo lucir desde modelos sin mangas hasta una de las tendencias favoritas de la temporada, el cut-out. Aunque ya vivimos su aparición el pasado verano, encumbrándose como una de las prendas favoritas para lucir a pie de playa cuando caía el sol, todo parece indicar que será esta temporada cuando viva su pleno apogeo.

Lo hemos visto incluso en marcas de aires más bohemio, como es el caso de la francesa Anti Batik, cuyo diseño estampado en color amarillo ya ha lucido una de nuestras influencers favoritas, Rocío Osorno, quien ha aprovechado su viaje a Egipto para lucirlo acompañado de los accesorios claves del verano; A saber, bolso de mimbre y sandalias planas tipo palas.

Vestido cut out Tanissa, de Antik Batik (230 euros)

Vestido cut out Tanissa, de Antik Batik
Vestido cut out Tanissa, de Antik Batik FOTO: Antik Batik

Otro de los detalles del look que más nos ha gustado ha sido la sobrecamisa de ante con flecos. Una forma original de protegernos del frío y conseguir darle un rollo totalmente diferente a un vestido romántico.