Amelia Bono revoluciona Instagram con el caftán de marca española que todas queremos meter en nuestra maleta de vacaciones

Nos traslada directas a Marbella

Amelia Bono enamora Instagram con un caftán.
Amelia Bono enamora Instagram con un caftán. FOTO: @ameliabono

¿Preparadas para la verbena de San Juan? Aunque el día ha amanecido frio y lluvioso en Madrid, nosotras nos trasladaríamos ahora mismo a Marbella con el caftán de marca española con el que Amelia Bono ha enamorado Instagram. Tanto es así, que por un momento se colapsó la web de Ola sin H por la cantidad de visitas. Y eso solo puede significar una cosa, que todas queríamos copiar a la mujer de Manuel Martos para nuestras vacaciones de verano. O las afortunadas que estén hoy en la playa para celebrar San Juan. Porque no hay dudas que el caftán, desde el verano pasado, se convirtió en una de las prendas estrella de las españolas que más saben de moda. Y Amelia Bono es una de ellas.

El caftán reina entre la jet desde el verano pasado y Amelia Bono es gran fan de esta tendencia. Si el año pasado fueron Vicky Martín Berrocal, Tamara Falcó, Carmen Lomana o la Reina Letizia, ahora es ella. Lo que está claro ya es que el caftán es el nuevo vestido de verano y el mejor aliado para soportar este calor que vamos a volver a tener esta semana. Ya sea en Marbella o en Madrid, el caftán es la prenda estrella.

Amelia Bono en su cuenta de Instagram.
Amelia Bono en su cuenta de Instagram. FOTO: @ameliabono

Un vestido de esos que es perfecto para llevar por la ciudad combinado con vaqueros o a modo de caftán, sin nada debajo a modo de vestido o como pareo en la playa y el chiringuito con el bikini debajo. Un diseño de esos que es perfecto para que madres e hijas compartan en su maleta de vacaciones este verano.

Caftán Cerdeña (37,95€)

Caftán Cerdeña.
Caftán Cerdeña. FOTO: Ola sin H

¿Conoces los orígenes del caftán? Sus orígenes se remontan al lejano Oriente, era un ‘vestido de honor’ para las grandes ocasiones. La historia lo define como una prenda de origen turco, amplía como una capa, abierta desde el cuello a los pies y con grandes mangas. Se utilizó a principios de siglo como bata casera e inspiró también diversos tipos de abrigos de vestir femeninos de alta costura en los años cincuenta. A partir de los sesenta, las influencias exóticas y hippies dan un nuevo relieve a esta forma. En los 60, diseñadores como Balenciaga o Dior fueron referencia para algunos de sus diseños, y aunque en sus inicios, en los 70, fue la prenda fetiche de las pasarelas con Halston o Yves Saint Laurent, hoy lo vemos como una prenda playera y de verano.