Esencias compartidas

  • MARTA: Pendientes lunas MENCHEN TOMAS Camisa blusa fruncida parte superior SWILDENS / LOLA: Biquini mini piedras doradas tribal de SWILDENS Aros ARISTOCRAZY. Mono tejano con tachuelas en el cuello de SITA MURT
    MARTA: Pendientes lunas MENCHEN TOMAS Camisa blusa fruncida parte superior SWILDENS / LOLA: Biquini mini piedras doradas tribal de SWILDENS Aros ARISTOCRAZY. Mono tejano con tachuelas en el cuello de SITA MURT
  • Esencias compartidas
  • MARTA: Vestido punto tirante grueso de SITA MURT Pulsera oro de BOHEME JOYAS / LOLA: Anillo de MORELATTO Blusa gasa psicodel ANTIK BATIK
    MARTA: Vestido punto tirante grueso de SITA MURT Pulsera oro de BOHEME JOYAS / LOLA: Anillo de MORELATTO Blusa gasa psicodel ANTIK BATIK
Barcelona.

Tiempo de lectura 8 min.

29 de abril de 2015. 18:39h

Comentada
Barcelona. 29/4/2015

Corría el año 1978, a finales de una década revolucionaria en una sociedad que ganaba libertades, especialmente para las mujeres. Las adolescentes de la época se enamoraban perdidamente de John Travolta en Saturday Night Fever o Grease: bailes, tupé y brillantina; se decoloraban el cabello hasta conseguir el rubio de Debbie Harry – y ya de paso su actitud desenfadada-, y se rebelaban del mundo escuchando a David Bowie a todo volumen. En el año del Walkman surgió una fragancia que revolucionó el mercado y conquistó el corazón de esas jóvenes con múltiples inquietudes: Anaïs Anaïs L’Original de Cacharel.

El perfume, una fórmula original de Paul Léger, proponía una sinfonía olfativa a partir de la flor del lirio, entre otras flores blancas, como representación de la juventud y la feminidad de las jóvenes de los 70. Su fórmula desenfadada con toques ‘vintage’ permitió que Anaïs Anaïs conectara rápidamente con su público convirtiéndose en el primer perfume de muchas niñas y adolescentes de la época que se identificaban con esta fragancia que rescata el romanticismo sin perder su carácter. Ese mismo año solamente en Francia, nacieron 143 niñas con el nombre de Anaïs. El fenómeno no hacía más que empezar...

De madres a hijas

El emblema de Cacharel se convirtió rápidamente en un distintivo de la época y no tardó ni un lustro en ocupar el ‘top ten’ de los perfumes más vendidos en todo el mundo con más de 35 millones de frascos. Curiosamente, el nombre de Anaïs entre las recién nacidas también crecía exponencialmente a medida que esas primeras adolescentes se convertían, con el paso del tiempo, en madres y bautizaban a sus hijas con el nombre de su perfume.

Pasaron los años y las décadas, y en pleno siglo XXI, la fragancia se reinventó para adaptarse a las inquietudes de las nuevas generaciones: las jóvenes de un mundo globalizado e interconectado que se comunican a través del móvil y las redes sociales. La generación radiocasete dio paso a la generación ‘smartphone’. Nuevamente, la firma Cacharel sorprendió con una fórmula mejorada que partía de la fórmula original. Nacía así Anaïs Anaïs Premier

Délice de Dora Baghriche y Olivier Cresp. Una fragancia creada alrededor de flores blancas acompañada de otros matices que aportan un punto fresco y azucarado a la nueva fórmula. Un perfume que habla el idioma de las chicas de hoy en día.

Actualmente hay más de 100.000 niñas que llevan el nombre del perfume. Estas jovencitas inquietas, llamadas Anaïs, son probablemente hijas de las mujeres que recibieron esta fragancia como su primer perfume a finales de los años 70. Las hijas conservan la esencia de las madres pero llevan en sus bolsillos lo último en tecnología para poder comunicar sus inquietudes sin prejudicios.

En sus 37 años de historia, Anaïs Anaïs se ha consolidado como un perfume icónico que se transmite de madres a hijas como una herencia olfativa de sus conocimientos, recuerdos y experiencia.

Un perfume que crea lazos entre generaciones Anaïs Anaïs de Cacharel une a miles de madres e hijas que comparten más allá de los gustos, las inspiraciones y los ‘hobbies’, un aroma atemporal que han heredado como un ‘tip’ de belleza familiar esencial, capaz de traspasar generaciones. Para inmortalizar esta compenetración, la ‘videoblogger’ Marta Riumbau y su madre Lola Claramonte -seguidoras del perfume Anaïs Anaïs y lectoras habituales del magazine Lifestyle- ilustran este reportaje

UN PERFUME QUE CREA LAZOS ENTRE GENERACIONES

Anaïs Anaïs de Cacharel une a miles de madres e hijas que comparten más allá de los gustos, las inspiraciones y los ‘hobbies’, un aroma atemporal que han heredado como un ‘tip’ de belleza familiar esencial, capaz de traspasar generaciones. Para inmortalizar esta compenetración, la ‘videoblogger’ Marta Riumbau y su madre Lola Claramonte -seguidoras del perfume Anaïs Anaïs y lectoras habituales del magazine Lifestyle- ilustran este reportaje compartiendo algunas de sus confidencias.

La madre: Lola Claramonte Hornos (Anaïs Anaïs L’Original)

Casada y madre de dos hijos, Lola Claramonte de 52 años apoya a su hija Marta en un proyecto inexistente en su época: ‘youtuber’ española en moda y belleza. En su tiempo libre comparte con su hija la pasión por la decoración –en especial el interiorismo- y los viajes.

La hija: Marta Riumbau Claramonte (Anaïs Anaïs Premier Délice)

Marta Riumbau de 28 años es una de las ‘youtubers’ españolas más influentes de momento. Su canal ’87Romper’ tiene más de 200.000 suscriptores atraídos por los consejos de moda y belleza explicados de forma fresca y amena. Marta también está en vías de creación de su propia marca de ropa, Mus&Bombon.

¿En qué se parecen?

Lola: En más de lo que pensamos. Cuando tenemos que escoger algo en decoración somos muy indecisas. Por ejemplo, podemos pasar horas decidiendo si queremos el plato de servicio en dorado o en cristal.

Marta: ¡Las dos odiamos la cocina! Además somos muy inquietas y no podemos estar sin hacer nada. Nos aburrimos de ver las cosas siempre igual y a la que te despistas estamos cambiando los muebles de sitio.

¿Qué han aprendido la una de la otra?

Lola: Yo creo que Marta ha heredado la creatividad haciendo hincapié en la decoración. ¡Tiene muy bien gusto! También creo que le he sabido inculcar la tranquilidad y la paciencia, de niña era más impulsiva y poco a poco lo ha ido controlando. Ahora aparente una serenidad que es admirable.

Marta: Mi madre y yo somos muy diferentes aunque parecidas a la vez. Somos impulsivas y reaccionamos rápido pero ambas nos aportamos calma.

¿En qué momento la madre se ha sentido como la hija y viceversa?

Lola: En tono cariñoso, siempre le digo a Marta que es muy marimandona y que le gusta tener el control de todo. ¡Nunca se deja ayudar! Pero hecho la vista atrás y yo era igual a su edad...

Marta: Desde que vivo con mi novio me veo reflejada con mi madre. Por ejemplo, en la manía de ir abriendo todas las ventanas de la casa para ventilar el piso. Ahora es mi novio que va detrás cerrándolas cuando en la casa de mis padres lo hacía yo. Cuando vives en pareja te vas dando cuenta de los tics que también heredas de tu madre... ¡Y los que me queda aún!

¿Qué simboliza el perfume Anaïs Anaïs como madre e hija?

Lola: Soy fiel a mi perfume: es fresco y auténtico. Te define como persona y aporta seguridad para afrontar un nuevo día. El perfume es parte de ti.

Marta: No cambio de perfume en años porque creo que pasa a formar parte de tu identidad. La sensibilidad de reconocer a alguien por su fragancia es algo único. Esa sensación de abrazar a tu madre, percibir el olor del perfume y sentirte en casa estés donde estés.

Producción: pequeñas GRANDES cosas

Fotografía: Francisco Fontenye

Estlismo: Chiqui Peña

‘Make & Up’: Carolina Capo

Últimas noticias