LIFESTYLE D. Hoy
  • Sexo en verano y por la noche: Así son los hábitos sexuales de los españoles

Sexo en verano y por la noche: Así son los hábitos sexuales de los españoles

Por la noche, en verano y en casa. Así son los hábitos sexuales de los españoles, que practican sexo una media de tres veces a la semana

Más de la mitad de los españoles (50,8) elige el verano como la época más activa para practicar sexo, por encima de la primavera (24,6%), el invierno (16,4%) y el otoño (8,2%). Así se desprende de la reciente encuesta realizada por la empresa líder mundial en salud sexual masculina Boston Medical Group para conocer los hábitos sexuales de los españoles.

De hecho, prácticamente uno de cada dos encuestados aseguran que mantienen relaciones en la cama una media de tres veces a la semana durante la época veraniega, mientras que el 21,3% reconoce que lo practica una vez cada siete días. El 19,7% afirma que disfruta del acto sexual una vez diaria y solo el 8,2% una vez al mes.

Precisamente, en relación al mes en el que están más activos, un 42,6% se decanta por agosto, seguido de julio (24,6%), junio (18%) y septiembre (14,8%). Además, la noche sigue siendo el momento preferido para el sexo (37,1%), con poca distancia sobre la mañana (33,9%), después de comer (17,7%) y la madrugada (11,3%).

Por último, los españoles se mantienen tradicionales a la hora de elegir su lugar favorito para hacer el amor. Así, el 61,3% escoge la casa, un porcentaje muy superior a quienes prefieren un hotel (19,4%), en plena naturaleza (16,1%) o en lugar público, donde solo al 3,2% le produce más morbo.

Un escaparate de problemas

El verano es sinónimo de vacaciones y tiempo libre, un periodo para estar alejados de la cotidianidad, el ajetreo y el estrés del trabajo y dejarse guiar por la tranquilidad. Además, el calor estimula la producción de oxitocinas y endorfinas, por lo que crece el apetito sexual. Por estos motivos, durante la época veraniega se está más receptivo para tener encuentros sexuales, ya sea con la pareja –al no haber obligaciones ni rutinas se tiene más intimidad que en otra época del año– o favoreciendo los encuentros con otras personas.

Sin embargo, también se pueden dar momentos donde se evidencian los problemas sexuales que se han ocultado durante el año por la inactividad, sobre todo en el caso de los hombres. Impotencia o Eyaculación Precoz son conceptos que empiezan a aparecer a menudo en las conversaciones de pareja, llegando incluso a afectar la calidad de vida no solo de quien lo sufre, sino también de la otra persona.

Por ejemplo, el año pasado las consultas sobre la Disfunción Eréctil se incrementaron un 27% después de verano, según Boston Medical Group. En la mayoría de los casos están provocados por problemas vasculares, es decir, relacionados con la circulación de la sangre en las venas y las arterias. El pene requiere una irrigación muy intensa para conseguir una erección; incluso una leve disminución del flujo sanguíneo puede causar problemas de erección.

Además, detrás de esta impotencia pueden existir factores como diabetes, hipertensión, problemas prostáticos, altos niveles de colesterol, tabaquismo, ingesta excesiva de alcohol, arteriosclerosis (engrosamiento y/o endurecimiento de las arterias), daños en los nervios, mala circulación sanguínea en general o la ingesta de determinados medicamentos.

De ahí que los expertos insistan en que la solución pasa por ponerse en manos del personal cualificado. La sexualidad en el hombre es un aspecto fundamental de la vida y los trastornos derivados de la misma perjudican seriamente las relaciones de pareja, profesionales e incluso sociales.

Según el doctor Benítez, director médico de Boston Medical Group, “los trastornos sexuales son problemas habituales entre los hombres. Sin embargo, hay quienes creen que lo mejor es guardarlo en el cajón de la intimidad, lo que termina transformándose en un círculo vicioso del que es difícil salir”.

Por este motivo, recalca que “existen tratamientos contra los diferentes tipos de Disfunción Eréctil que consiguen mejorar el problema y permiten mantener relaciones sexuales satisfactorias. El tipo de tratamiento depende de la causa (psicológica o física) y del nivel de la disfunción (total o parcial), así como del historial médico general del paciente”.