• 1

Diane Von Furstenberg, la feminista silenciosa

  • Diane Von Furstenberg, la feminista silenciosa

Tiempo de lectura 2 min.

15 de abril de 2018. 21:46h

Comentada
15/4/2018

ETIQUETAS

La historia de la maleta llena de vestidos con la que Diane VonFurstenberg llegó a Nueva York en 1970, y de la que luego saldrían sus icónicos “wrap dresses” y su meteórica fama, es bien conocida. Para mediados de los setenta, la diseñadora belga había vendido cinco millones de esos vestidos y se había convertido en la preferida de las celebridades más chic. “Fundé mi negocio porque quería encontrarme a mí misma. De joven, no tenía una vocación clara, pero sí sabía el tipo de mujer que quería ser: una mujer al mando de su vida e independiente”, afirmaba en una reciente entrevista.

El estilo de vestido que la hizo famosa, además, se convirtió en un símbolo de la liberación femenina. Sin botones ni cremalleras, el “wrap dress” era cómodo y sexy a la vez, práctico para la oficina y para una fiesta. Cuando le preguntaron a la diseñadora al respecto, contestó: “Bueno, si estás tratando de escaparte de una habitación sin despertar a un hombre dormido, las cremalleras son una pesadilla”. Desde entonces, su marca ha tenido momentos altos y bajos, y en los últimos años ha vuelto a colocarse firmemente en la lista de las firmas más codiciadas. Y aunque ya Von Furstenberg -que tomó su apellido del príncipe alemán del que se divorció en 1972- no se desempeña como su directora creativa, sigue trabajando silenciosamente a favor de los ideales que impulsó hace más de cuarenta años.

Diane Von Furstenberg, la feminista silenciosa

Su cuenta de Instagram da fe de ello: cuelga imágenes a favor de la igualdad salarial, frases de empoderamiento y fotos de eventos en los que participa, como los foros de la ONG Women in Charge. Pero su mayor contribución es la fundación que lleva su nombre y que cada año premia a un grupo de mujeres excepcionales. Este fin de semana se celebró en la sede la Organización de Naciones Unidas en Nueva York, donde fueron galardonadas la bailarina Misty Copeland y la juez de la Corte Suprema de Estados Unidos, Sonia Sotomayor, entre otras.

“Quiero que las personas estén al mando. Quiero que alcen la voz y sean más activas. Creo que lo que está sucediendo con las mujeres es genial, pero no podemos dejarlo pasar. Lo que está sucediendo con los jóvenes también es genial, pero hay que seguir luchando”, afirmó el viernes Von Furstenberg, en referencia al #MeToo y a los movimientos cívicos que han surgido después de los asesinatos en la escuela de Parkland, Florida.

Últimas noticias