Carmen Lomana: «Todos los de Podemos visten de pena»

  • Carmen Lomana: «Todos los de Podemos visten de pena»

Tiempo de lectura 4 min.

15 de marzo de 2015. 15:37h

Comentada
15/3/2015

Poco a poco, casi sin darnos cuenta, Carmen Lomana se ha introducido en las crónicas de sociedad hasta que con el tiempo se ha convertido en una de las mujeres más elegantes y deseadas. Es un soplo de aire fresco o como titula su propio blog, «el glamour inteligente». La vida le ha dado la oportunidad de reinventarse, divertirse y de poder hacer lo que quiere sin dar explicaciones a nadie. La pérdida de su marido la marcó su vida y desde entonces no se ha vuelto a enamorar de la misma forma.Es una mujer valiente y sincera que disfruta de la vida, las cosas que le gustan, el sol de Marbella y su trabajo en los medios de comunicación, que le encanta y en el que nunca pensó estar. De la «jet set» a la vida misma, así es Carmen Lomana.

–¿Cuáles son tus proyectos inmediatos Carmen?

–Este otoño he trabajado mucho, en colaboraciones y en televisión. Ahora mismo publico en el periódico, hago contribuciones puntuales, pero en televisión nada fijo.

–Eres una persona que pasa de la «jet set» más alta a moverte por la vida misma sin que te salpique.

–Pero eso es la vida misma, algo me salpicará. No me considero una persona encasillada con un tipo de gente y una forma de pensar de la que no salga.

–Te mueves de lo carísimo a lo baratísimo en dos segundos...

–Pues sí, que quieres que haga, ¡seré así!, muy flexible.

–¿Hablamos del «look» de Monedero o de su trasiego por Venezuela?

–Mira yo prefiero hablar de su «look», y del Monedero simpático que yo conozco, entrañable. El tema de Venezuela creo que fue un momento en la vida de todos los de Podemos bastante desafortunado.

–¿Por qué no le has dicho a Monedero que se quite ese chaleco tan antiguo?

–Les cambiaría la imagen a todos, van vestidos de pena. Cuando representas una institución o un país tienes que vestir de otra forma. El pelo de Pablo Iglesias me parece fantástico para una persona que lo único que hace es ir a la Universidad a dar clases, pero no para alguien que represente a una nación.

–¿Si consiguieras cambiarle la imagen, le harías presidente del Gobierno?

–Si lograra cambiarle la imagen y también algo del discurso. El otro día, en una entrevista estupenda que le hizo Pedro Piqueras, hubo un tema en el que se equivocó y de haber contestado de otra manera se habría ganado a mucha gente.

–¿Quién te cuida la cara a nivel estético?

–La dra. Ana Vila Joya, que es amiga mía, pero soy un poco dejada y voy una vez al año.

–¿Sigues enamorada?

–Yo me canso. Con el mismo entusiasmo que me enamoro me desenamoro. A Edmon al principio no le hice ni caso, y al final salí con él y resultó ser encantador y empezamos a salir, ha sido un verano y un otoño maravillosos, pero creo que se va a diluir en el tiempo porque él vive en Holanda, yo aquí y la verdad me da un poco de pereza.

–¿Pasa factura la pérdida de tu marido?

–Sentimentalmente, yo estoy casi como impedida para enamorarme y no me volvería a casar porque me parece una falta de lealtad hacia Guillermo. De los hombres sólo puedo hablar maravillas porque todos los que han estado en mi vida han sido fantásticos.

– ¿Cómo te sentiste cuando pasó lo de tu bebé?

–Me quería morir y la vida no tenía sentido. Logré salir de ese hoyo con mucha fuerza de voluntad. Que tu marido fallezca en un accidente de coche y tu hijo con tres meses es horrible. No estaba de Dios que tuviera un hijo. El hecho de no tener hijos te hace sentir como una «teenager», más joven, porque no tienes referencias. Posiblemente habría actuado de otra forma en la vida de no haber ocurrido.

–¿Temes a la muerte?

–A lo desconocido más bien, pero sí que tengo miedo a la degradación física y a la vejez. Desde que murió Guillermo tengo como esa idea «naïf» de que en algún sitio van a encontrarse nuestros espíritus.

–¿De mayor te gustaría ser como Isabel Preysler?

–No, no es mi tipo. La respeto, pero me gustaría ser como Cate Blanchett o como Uma Thurman. Me gustan las mujeres de piel blanquita, muy sutiles.

–¿Tienes buena intuición?

–Muy buena, demasiado. Mi marido a veces me consultaba sobre determinadas personas con las que iba a hacer negocios y organizaba un almuerzo para que lo conociera y nunca fallaba.

–¿Cómo nos va a ir este año Carmen?

–Con respecto a los medios de comunicación audiovisuales, tengo que decir que están muy mal. Pero no hay muchos programas interesantes, de cultura o actualidad. A mí me gustaría ver un magazine de «lifestyle», estrenos de cine y todo lo interesante que se está cociendo en Madrid y Barcelona.

Últimas noticias